Economía

Presidente Noboa ratificó en su totalidad el Tratado de Libre Comercio con China

El presidente Daniel Noboa ratificó este  jueves 15 de febrero, en su totalidad, el Tratado de Libre Comercio (TLC) con China, el cual fue aprobado el pasado 7 de febrero por la Asamblea Nacional.

 

Con este paso, el acuerdo comercial con la nación asiática está cada vez más cerca de entrar en vigencia, faltando pasos administrativos en lo diplomático. En el Decreto Ejecutivo 166, el mandatario dispone que la Cancillería se encargue de emitir su validación a China.

Es decir, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana debe enviar una nota diplomática en la que señala que se ha cumplido todos los procesos internos con respecto al tratado.

Implementación en 90 días

Desde el Ministerio de Producción señalaron que el TLC se implementaría en 90 días. De acuerdo al Gobierno Nacional, los ingresos para el sector productivo serán de 1 500 millones de dólares.

Actualmente son 4 000 los productos que llegan de China a Ecuador. El 70 % es materia prima y bienes de capital, que con el tratado de libre comercio (TLC) vigente, entrarán al país con cero aranceles.

Como recoge la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), China es el principal destino de las exportaciones no petroleras de Ecuador, representando USD 4.000 millones en transacciones desde enero hasta noviembre de 2023.

Actualmente son 4 000 los productos que llegan de China a Ecuador. El 70 % es materia prima y bienes de capital, que con el tratado de libre comercio (TLC) vigente, entrarán al país con cero aranceles.

El acuerdo protege la producción nacional porque 820 productos chinos, que también se elaboran en Ecuador, no podrán ingresar libremente al mercado debido a que mantendrán los aranceles. Se trata de mercadería de la industria manufacturera de la Sierra central y de la agricultura, tales como arroz, papa, pitahaya y arándanos.

Sin embargo, hay 1 000 productos que podrían competir con la industria nacional, pero empezarán a entrar sin arancel en un plazo de hasta 20 años. Ese período es una oportunidad para que las empresas ecuatorianas mejoren su producción y se preparen para competir.

La polémica de este TLC radica en el riesgo de que Ecuador se convierta en el basurero de los desechos que produce China, no obstante, el acuerdo señala que las mercaderías que sean una amenaza para el medio ambiente están prohibidas.

Por:  Ecuador 221