Internacional

Presidente Milei rechaza huelga general prevista para el miércoles en Argentina

BUENOS AIRES, El presidente de Argentina, Javier Milei, rechazó  este  lunes la huelga general convocada para mañana  miércoles por la central obrera Confederación General del Trabajo (CGT) y otras organizaciones sociales, al considerar que la protesta la llevarán a cabo quienes quieren mantener al país «en el atraso, el pasado y la decadencia».

El mandatario liberal, quien asumió el cargo el 10 de diciembre pasado, ha propuesto una serie de normas para desregular la política y la economía argentina, propuestas que son cuestionadas por sindicatos, el Partido Justicialista (peronismo) que gobernó el país entre 2019 y 2023, y sectores de la población que se han manifestado con cacerolazos.

En declaraciones a la prensa local difundidas este lunes por la agencia estatal de noticias Télam, el presidente argentino vinculó el paro y la movilización previstos para el próximo miércoles a la coexistencia de «dos Argentinas».

Dijo que una parte del país «se quiere quedar en el atraso, el pasado y la decadencia», frente a «otro modelo» que atribuyó a su administración y que busca poner a Argentina en «el camino de ser desarrollados».

El acto de la CGT previsto para el miércoles se llevará a cabo frente al Congreso e incluirá una movilización de distintos gremios del país, entre ellos trabajadores del transporte, la construcción y estatales.

El transporte, en tanto, funcionará hasta las 19:00 hora local (22:00 GMT) para permitir el traslado de los manifestantes y luego de esa hora se sumará a la movilización.

El Gobierno de Argentina ha señalado que descontará el día a los trabajadores estatales que se ausenten para participar en la protesta.

Milei remarcó este lunes que las medidas de su administración generan el rechazo de algunos sectores porque «devuelven libertades» y «se eliminan tongos (acuerdos espurios)», al señalar que por esa razón están enojados.

El gobierno de Milei ha implementado un programa de ajuste del gasto público, además de impulsar una amplia desregulación en materia política y económica mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, así como a través de un proyecto de ley que actualmente se debate en la Cámara de Diputados.

Las propuestas plantean de manera conjunta desregular el comercio, los servicios y la industria, además de dejar sin efecto toda normativa que «impida la libre iniciativa privada».

Ambos instrumentos derogan o modifican alrededor de 300 regulaciones, entre ellas, las que impiden privatizar empresas públicas.

Establecen cambios en materia de empleo, impuestos y jubilaciones, así como en el régimen de partidos políticos y la composición de la Cámara de Diputados.

Fuente: XINHUA