Economía

Presidente ecuatoriano ratifica que ejecución de proyecto Río Blanco no se paralizará

El Gobierno y la empresa a cargo del proyecto Junefield, Resources Ecuador han realizado todos los estudios técnicos, nacionales e internacionales, en los que se comprueba que no existe contaminación ni afectación para ningún acuífero en ese sector

QUITO. El presidente ecuatoriano Rafael Correa insistió en que el proyecto minero Río Blanco, ubicado en la provincia del Azuay, continuará según lo planeado pese a los cuestionamientos “inconsistentes” sobre un supuesto mal manejo de control ambiental.

La víspera, durante una entrevista desde la provincia austral, el mandatario indicó que esa agenda anti-minera le ha hecho mucho daño al país andino caracterizado por un gran potencial minero, por lo que consideró que parar el proyecto sería una irresponsabilidad.

“Estamos siendo limosneros sentados sobre un saco de oro (…) Nuestro mayor desafío es salir del subdesarrollo y una oportunidad es el inmenso potencial minero”; apuntó. Solo Rio Blanco generará tributos al Estado por 191 millones de dólares durante los 11 años de operación.

Además, Producto de regalías anticipadas tanto de este proyecto como el de Loma Larga, también en Azuay, más de 120 mil habitantes de comunidades rurales se han beneficiado con obras de desarrollo en educación, salud, saneamiento ambiental, comunicaciones, electrificación, entre otros.

El presidente desestimó las eventuales demandas que pudieran presentarse por la ejecución del proyecto e indicó que sería absurdo demandar a países mineros como  EE-UU., Alemania, Francia, Chile, Bolivia, Perú o Colombia.

Dijo que el Gobierno y la empresa a cargo del proyecto Junefield, Resources Ecuador (Ecuagoldmining) han realizado todos los estudios técnicos, nacionales e internacionales, en los que se comprueba que no existe contaminación ni afectación para ningún acuífero en ese sector.

“Que vengan los estudios, si hay algo que corregir seremos los primeros.  Hemos hecho varios estudios, para pasar a la fase de construcción de la mina, se hacen una serie de estudios previos y todo eso está aprobado, el permiso ambiental, todo, pero si tienen información adicional, bienvenida; pero ya no retrasemos más el porvenir, el desarrollo, el futuro del país”, agregó.

Indicó que continuar los proyectos mineros es una decisión tomada y que se mantendrá un permanente control ambiental de la obra que tiene una inversión de 89 millones de dólares y reporta reservas probadas de 605 mil onzas de oro y 4,3 millones de onzas de plata. Anualmente se obtendrán 68 mil onzas de oro y 478 mil de plata. (Andes/La Nación)