Deportes

Presidente de Peñarol dice que su empresa “nunca manejó un peso de Figueredo”

El llamado caso Conmebol indaga una denuncia interpuesta a finales de 2013 por varios equipos de fútbol de Uruguay y por la Mutual de Futbolistas del país.

MONTEVIDEO. El presidente del Peñarol, Juan Pedro Damiani, dijo hoy que su empresa “nunca manejó un solo peso de (Eugenio) Figueredo”, tras declarar en el Juzgado del Crimen Organizado de Montevideo como testigo en la causa que implica al exvicepresidente de la FIFA en un caso de corrupción.

Damiani copreside una empresa que ofrece servicios de consultoría contable y financiera y de desarrollo inmobiliario, entre otros, y le vendió a Figueredo varias sociedades anónimas a través de las cuales éste presuntamente cometió los delitos de estafa y lavado de dinero.

“El estudio que presido nunca manejó un solo peso de Figueredo. Nunca realizamos ninguna tarea de ocultamiento de los bienes y fue el primero en reportar a las autoridades competentes toda la información que nosotros teníamos”, manifestó Damiani a la prensa a la salida del juzgado.

El mandatario carbonero indicó que se su empresa constituyó algunas compañías para Figueredo, pero que “no se administró nada” de ellas.

Además, aseveró sentirse “muy tranquilo”.

“Nosotros siempre cumplimos los requisitos del debido cumplimiento de saber quién es el dueño de la compañía y para qué se necesita”, expresó Damiani, que dijo no poder dar más detalles de su declaración por requerimiento de la jueza Adriana de los Santos y del fiscal Juan Gómez.

Figueredo guarda prisión preventiva desde el 24 de diciembre de 2015 en la capital uruguaya por cometer presuntos delitos de estafa y lavado de activos al frente de la Conmebol, de la que fue vicepresidente entre 1993 y 2013 y presidente entre 2013 y 2014.

Antes, Figueredo estuvo preso casi ocho meses en Zúrich por una investigación anticorrupción de la Justicia de Estados Unidos contra altos cargos de la FIFA.

El llamado caso Conmebol indaga una denuncia interpuesta a finales de 2013 por varios equipos de fútbol de Uruguay y por la Mutual de Futbolistas del país, que acusaban de la existencia en ese organismo de una “organización criminal” que se apropiaba de dinero que tendría que ir a parar a clubes, a jugadores y a la propia organización.

En su declaración del día 24 de diciembre, Figueredo reconoció ante el fiscal Gómez y la jueza De los Santos haber recibido dinero por parte de empresas a cambio de la cesión de los derechos de retransmisión televisiva que maneja la Conmebol, y en consecuencia haber dejado de escuchar ofertas de otras compañías. (EFE/La Nación)