Internacional

Presidente de Kenia aboga por el diálogo interreligioso para lograr la paz

«Nuestra tierra está divida en diferentes zonas geográficas y etnias como consecuencia inevitable del colonialismo, pero nosotros también hemos creado nuestras propias divisiones», señaló el presidente keniano.

NAIROBI.  El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, abogó hoy por el «diálogo interreligioso» como la única vía para «lograr un mayor entendimiento y respeto» y, en última instancia, la paz entre naciones.

En un discurso pronunciado junto al papa Francisco en Nairobi, Kenyatta aseguró que «los líderes religiosos del país están dispuestos a afrontar el reto y mantienen un diálogo constante con el Gobierno y sus socios internacionales» para rebajar la tensión.

Kenia, un país mayoritariamente cristiano, ha sufrido en los últimos años el terror del grupo islamista radical Al Shabab, que ha llevado a cabo decenas de atentados en Kenia, entre los que destacan el del centro comercial Westgate o el de la Universidad de Garissa con numerosas víctimas.

«Cualquier intento de progreso sin inclusión será en vano», añadió el presidente keniano, consciente de que hay un largo camino por recorrer si se quiere acabar con las diferencias entre cristianos y musulmanes.

Asimismo, Kenyatta reconoció que la corrupción es un «vicio» que debe ser erradicado porque solo trae odio y división entre los kenianos, y se mostró dispuesto a asumir la lucha contra el desvío de fondos públicos, un mal endémico en Kenia.

«Nuestra tierra está divida en diferentes zonas geográficas y etnias como consecuencia inevitable del colonialismo, pero nosotros también hemos creado nuestras propias divisiones», señaló el presidente keniano, que pidió al pontífice que les «dedique una plegaria» para salir victoriosos en esta batalla.

Kenyatta, que de pequeño recibió una educación católica, se mostró muy agradecido por el trabajo de la Iglesia, «el mayor proveedor no estatal de servicios sanitarios y educativos» en Kenia, que ha dejado una huella enorme con miles de escuelas y una universidad de prestigio mundial. (Efe/ La Nación)