Internacional

Presidente de Egipto Sisi lanza celebración nacionalista por Nuevo Canal de Suez

La espectacular inauguración buscó fortalecer también su posición internacional, con el presidente francés, Francois Hollande, y el primer ministro ruso, Dimitry Medvedev, entre los líderes

ISMAILÍA. El presidente de Egipto, Abdel Fattah al-Sisi, dio inicio una serie de celebraciones nacionalistas para inaugurar una importante ampliación del Canal de Suez, que busca impulsar la deteriorada economía del país.

Vestido excepcionalmente con uniforme militar, el ex jefe de las fuerzas armadas -que lideró la toma del poder por parte del Ejército hace dos años pero que se postuló a la presidencia como civil el año pasado- navegó en un yate histórico hasta Ismailía para unirse a los líderes de Francia, Rusia y los estados árabes del Golfo Pérsico para la ceremonia.

El proyecto del Nuevo Canal de Suez, de 8.000 millones de dólares, fue completado por orden de Sisi en solo un año, en lugar de los tres previstos, pero economistas y analistas dudan que haya un tráfico y un comercio suficiente entre Oriente y Occidente para cumplir sus ambiciosos objetivos de ingresos.
La obra es la piedra angular de la agenda elaborada para conseguir que la nación árabe más poblada salga de la pobreza y asegure la permanencia de Sisi en el poder, tras la caída en 2013 del presidente Mohamed Mursi, de los Hermanos Musulmanes.

La espectacular inauguración buscó fortalecer también su posición internacional, con el presidente francés, Francois Hollande, y el primer ministro ruso, Dimitry Medvedev, entre los líderes asistentes.

Sisi se embarcó junto a un joven vestido de militar que ondeaba la bandera egipcia en el yate El-Mahrousa, el primer barco que cruzó el Canal de Suez cuando fue inaugurado en noviembre de 1869.

Fue declarado festividad pública. El Cairo se llenó de banderines, se colgaron faroles en los puentes sobre el río Nilo y pancartas con el eslogan «De la madre del mundo (Egipto) a todo el mundo».

Los recién entregados cazas franceses Rafale surcaron los cielos junto a F-16 estadounidenses, mientras pasaban helicópteros y el yate avanzaba escoltado por otras embarcaciones, en una ceremonia televisada.

Egipto vive años convulsos desde la Primavera Árabe que derrocó a Hosni Mubarak en 2011, y muchos de los 90 millones de habitantes del país están sufriendo por la desaceleración de la economía, la caída del turismo y la alta inflación.

El Gobierno cree que el renovado canal y la zona industrial que se desarrollará a su alrededor ayudará a que Egipto abandone su purgatorio económico, aunque muchos son escépticos. (Reuters/ La Nación)