Economía

Presidente de Comisión Económica: ‘tendrán que explicar por qué votan contra Manabí y provincias sacudidas por el terremoto’s

La proyección de recaudación supera los mil millones de dólares, pero la propuesta contempla también una serie de incentivos y exenciones tributarias

QUITO. Virgilio Hernández, presidente de la comisión de Régimen Económico de la Asamblea Nacional, que tramita el proyecto de “Ley de Solidaridad y Corresponsabilidad Ciudadana por los Afectados del Terremoto”, aspira a contar con los votos de todos los legisladores para aprobar la normativa, una contribución de toda la sociedad ecuatoriana” para reactivar y reconstruir la provincia de Manabí y otras zonas afectadas por el sismo de 7,8 grados en la escala de Richter, registrado el 16 de abril.

La catástrofe natural ha dejado hasta el momento 659 personas fallecidas, 42 desaparecidos, 27.732 heridos y graves afectaciones a la infraestructura pública y privada en la provincia de Manabí y el sur de Esmeraldas (este). El gobierno, con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas, realiza una evaluación de los daños que llevará unas cinco semanas en ser elaborado.

“Aspiro que en este proyecto no tengamos votos en contra. Aspiro que en este proyecto pueda haber votos en blanco, abstenciones, pero no votos en contra porque es un objetivo que nadie discute. Habrá que ver luego si hay gente que dice y después hace otra cosa. Tendrán que explicarle por qué votan en contra de Manabí y de las provincias que han sido sacudidas por el peor desastre natural que ha enfrentado nuestro país en los últimos setenta años”, dijo en el programa Ecuador No Para, que transmite El Ciudadano Tv en coproducción con ANDES.

Algunos sectores de oposición han cuestionado el proyecto, pero no han presentado otras propuestas. El movimiento Creando Oportunidades, a través de su dirigente Guillermo Lasso ha condicionado su apoyo a cambio de que el oficialismo conforme un fondo de reconstrucción que sea manejado por privados, lo que ha sido rechazado por el presidente Rafael Correa y su bancada Alianza PAIS en la Legislatura.

La Asamblea Nacional está integrada por 137 legisladores, PAIS tiene 99 curules, una mayoría que aseguraría la aprobación de la iniciativa.

Hernández considera que el impacto de la catástrofe tendría que cambiar el comportamiento político de las élites y de la oposición ya que las medidas planteadas para la reconstrucción y la reactivación de las zonas afectadas no es un tema de gobierno sino de Estado.

Sostuvo que el oficialismo siempre está abierto a escuchar e incorporar propuestas que aporten para la optimización de las leyes, como ejemplo, puso la reciente aprobación de la Ley para el Equilibrio de las Finanzas Públicas donde se modificó el texto original para gravar las bebidas en proporción a la cantidad de azucar que contengan.

Dijo que los condicionamientos planteados parecen en realidad caprichos. “Como han estado acostumbrados a manejar los recursos públicos como les da la gana y en otras ocasiones han constituido fideicomisos con plata de todos”, recordó y puso como ejemplo que para la construcción del malecón en Guayaquil se aportó con impuestos de todos los ecuatorianos.

Crear fideicomisos es proponer que el Estado renuncie a su capacidad de manejar los recursos públicos, apostilló.

¿Cómo en un momento en que hay desesperación de millares de ecuatorianos puede haber gente que esté buscando negociar o poner condiciones? El tema del fideicomiso manejado por privados es lo mismo que decir que un Estado no es capaz de manejar sus Fuerzas Armadas y por lo tanto tiene que delegar”, ejemplificó.

“Es sorprendente que mientras el pueblo ecuatoriano es solidario, se hace presente, en cambio las élites, quienes más tienen en este país, quieren negarles ese aporte a los hermanos manabitas y de Esmeraldas”, añadió.

Hernández recordó que fueron las élites y la banca privada las que configuraron el peor atraco del país (con el feriado bancario que generó la más grave crisis económica en Ecuador a finales de la década del noventa lo que ocasionó una masiv migración a Europa y Estados Unidos).

El proyecto de Ley prevé medidas temporales como el incremento del 2% del Impuesto al Valor Agregado (IVA), la contribución del 3% adicional a las utilidades (por una sola vez), el pago del 0,9% para las personas naturales (individual) con un patrimonio superior al millón de dólares (también por una sola ocasión). Esta última medida abarcaría a unas 4.088 personas.

Adicionalmente, el gobierno dispuso la contribución de un día de sueldo para los trabajadores que ganan más de 1.000 dólares; dos días de sueldo para quienes ganan 2.000 dólares (distribuidos en dos meses) hasta quienes perciban salarios de hasta 5.000 dólares que en este caso harán una contribución de un día de sueldo durante cinco meses.

La proyección de recaudación supera los mil millones de dólares, pero la propuesta contempla también una serie de incentivos y exenciones tributarias enfocadas en las provincias de Manabí y Esmeraldas, las más golpeadas por el terremoto.

Para transparentar el manejo de los recursos nacionales y extranjeros que se recauden, el gobierno dispuso a través de un Decreto Ejecutivo una cuenta específica, pero el legislador Hernández dijo a ANDES que los ciudadanos podrán conformar veedurías y además se habilitarán mecanismos en línea e informes trimestrales de la Asamblea Nacional para informar sobre la administración de los fondos, explicó Virgilio Hernández, asambleísta por la provincia de Pichincha.

Sabatinas

Algunos sectores de oposición han planteado como supuesta propuesta para recaudar recursos que el gobierno elimine sus informes semanales (Enlace Ciudadano), transmitidos los sábados) o algunas instituciones estatales.

Al respecto, Virgilio Hernández mencionó que las sabatinas son el principal mecanismo de información pública que permite a los ciudadanos y a la propia oposición conocer la agenda del Ejecutivo lo que permite el debate nacional.

“Ahora tenemos un mecanismo de información permanente que permite el debate nacional, que permite que incluso quienes están en contra pueda criticar”, sostuvo. (ANDES/La Nación)