Internacional

Presidente de Brasil llama a sectores progresistas a luchar contra avance de extrema derecha en el mundo

BRASILIA,  El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó este  martes 23 de abril de 2024, que el mundo vive una nueva etapa política, con el deterioro de las instituciones democráticas y el crecimiento de la extrema derecha, por lo que urgió a una estrategia global para hacer frente a este «extremismo y sus matices».

Durante un desayuno con periodistas brasileños, Lula da Silva reflexionó sobre el extremismo de la derecha a pregunta sobre la acción coordinada contra la democracia brasileña encabezada la semana pasada por el empresario sudafricano Elon Musk, dueño de la red social X.

«Esto es una cosa internacional, no es algo que pasa solo en Brasil. Y por lo que sé, soy considerado una persona non grata por la extrema derecha de todo el mundo. Hay quienes dicen en sus reuniones que soy la figura con la que están más enfadados, que hay que destruir a Lula», señaló.

Según el presidente, el motivo es porque su regreso a la Presidencia de Brasil generó una gran expectativa en las relaciones diplomáticas internacionales que no se había visto antes.

«Mi regreso a la Presidencia de Brasil generó una expectativa de optimismo en las relaciones diplomáticas internacionales que no había visto (…) Hay una expectativa muy grande sobre Brasil y una expectativa muy alta sobre el simbolismo del retorno de la democracia a este país», agregó.

Lula da Silva expresó que Brasil se ha convertido en un país importante, un país que se tiene en cuenta en la geopolítica.

Recordó que en sus dos primeros mandatos, entre 2003 y 2010, muchos países de América Latina eran gobiernos progresistas, pero esa situación cambió notablemente.

«Si miras a Sudamérica hoy, te darás cuenta de que ha habido un retroceso, exactamente por un crecimiento de la extrema derecha, de la xenofobia, del racismo, de la persecución de las minorías (…) Esto se ha arraigado y es por eso que Brasil se destaca», afirmó.

Lula da Silva destacó los profundos cambios que ha tenido Estados Unidos, país que en el pasado era conocido como un ejemplo de democracia y de oportunidades.

«En Estados Unidos hay 750 personas procesadas y 450 detenidas a causa del (asalto al) Capitolio. Esto no es muy publicitado aquí en Brasil. Pero ya hay 450 personas encarceladas en Estados Unidos porque lo que pasó fue una afrenta a la democracia y no se puede permitir que prevalezca el rechazo a las instituciones», señaló.

«Estados Unidos, que solía ser el espejo de la democracia, de que las cosas estaban en orden, del respeto a las instituciones, está como está. Así que creo que estamos viviendo un nuevo periodo», dijo.

Ante ello, añadió, «los sectores de la izquierda, los sectores progresistas, los sectores democráticos tienen que organizarse, tienen que prepararse».

Anunció que piensa promover una reunión de presidentes democráticos con motivo de la Asamblea General de las Naciones Unidas para definir una estrategia, a nivel internacional, para «hacer frente al crecimiento de la extrema derecha y sus matices».

«Estamos en un momento en el que todo vale, excepto la verdad. El odio se ha instalado en la sociedad, y tenemos que intentar crear un mundo civilizado, algo pacífico, algo más armonioso», dijo.

Afirmó que no le «preocupan las acciones de los fascistas», ya que lo que le «importa es hacer que este país funcione».

Fuente: XINHUA