Internacional

Presidente de Bolivia analizará amplia agenda con Putin en julio

El embajador de Rusia en Bolivia, Vladimir Sprinchan, confirmó hoy que el presidente Evo Morales viajará en julio a su país para analizar una amplia agenda con su par, Vladimir Putin, y rubricar documentos conjuntos.

‘Estamos preparando un programa, una agenda de negociaciones durante su visita, la reunión con el presidente y la suscripción de documentos bilaterales’, aseguró el diplomático en entrevista a Prensa Latina.

Según Sprinchan, en la agenda de Putin se mantiene una futura estancia en Bolivia, pero por ahora cambió el cronograma y ya está confirmado el viaje oficial del presidente Evo Morales a Rusia en el mes de julio.

‘La visita del presidente Putin a Bolivia se realizará, pero un poco más tarde para que sus cumbres sean bien útiles, prácticas y con fructíferos resultados’, explicó el embajador a esta agencia de noticias.

Agregó que el volumen de inversiones procedentes de la nación eurasiática en Bolivia crece en cantidad de negocios bilaterales pues existe interés mutuo por fomentar la colaboración en diversas esferas.

‘Tenemos proyectos en los que ya se trabaja como el de la construcción del Centro de Desarrollo y Tecnologías Nucleares en El Alto -destacó Sprinchan-, y el de cooperación en la esfera energética entre Gazpron, YPFB y el Ministerio de Hidrocarburos y Energía’.

Añadió que también se habla de la participación de grandes empresas rusas en el programa estatal de construcción de 49 hospitales, de exportar desde el estado eurasiático equipamiento para las salas de emergencia en los hospitales de Bolivia, de construir centros especializados como policlínicas cardiológicas en Tarija y en La Paz.

También se mantiene el interés porque participemos en el proyecto del Tren bioceánico, en la construcción de centrales hidroeléctricas y otros rubros, precisó.

Recordó el embajador que hace pocas semanas trabajó en Bolivia una delegación técnica de la Agencia rusa de Control Veterinario y Sanitario, la cual verificó el estado y la situación de la producción de carne bovina boliviana con el objetivo de autorizar su importación.

Observó que regresaron con muy buenas impresiones sobre la calidad de esos productos, que coincide con todas las reglas necesarias para la exportación, según expresó.

Esa delegación prepara un informe para el jefe de la Agencia -acotó Sprinchan-, quien según la norma después de dos meses para verificar todas las pruebas emitirá una decisión que permita abrir el mercado ruso a estos cárnicos.

Subrayó el diplomático como un detalle interesante que estas negociaciones de compra y venta transcurren entre productores y compradores privados; de una parte están los ganaderos bolivianos y de la otra una cadena de tiendas y fábricas de embutidos que utilizan carne importada.

En este campo Rusia avanzó mucho en su desarrollo gracias a que tras las sanciones de Estados Unidos nuestro país invirtió en el desarrollo del sector agropecuario, y ahora no tenemos escasez, pero siempre existe la posibilidad de que importemos carne desde Bolivia hacia Rusia, concluyó el embajador.

rgh/jpm

PRENSA LATINA