Economía

Presidente Correa: “lo que no publicó la prensa mercantilista”

En 2008, Leila Hadad Pérez, conocida en el mundo de la inteligencia como la agente ‘Swat’, había perdido el control y la visión del objetivo que, en un principio, fue influir en nombramientos de oficiales militares y policiales con el pretexto de la lucha antidroga.

Quito (Pichincha).- A través de su cuenta de Twitter, el Presidente Rafael Correa instó a la ciudadanía a leer lo que la prensa mercantilista no publica, en referencia a un artículo de diario El Telégrafo, en que de acuerdo al Mandatario, se entenderá el comportamiento de ciertos militares retirados.

El reportaje titulado “Un documento secreto de la CIA revela su estrategia en Ecuador”, revela el caso de la conocida espía Leila Hadad Pérez, que residió en Quito por más de 20 años hasta que su red fue desmembrada en 2007 y la obligaron a salir del país. En los últimos años, se intentó reclutar nuevos integrantes afines a los intereses de los Estados Unidos y fortalecer los contactos, incluso, en los medios de comunicación.

En 2008, Leila Hadad Pérez, conocida en el mundo de la inteligencia como la agente ‘Swat’, había perdido el control y la visión del objetivo que, en un principio, fue influir en nombramientos de oficiales militares y policiales con el pretexto de la lucha antidroga. Por eso constituyó una agencia de reclutamiento de personas afines a los intereses de EE.UU.

Así lo reporta un documento desclasificado de ese año al que tuvo acceso diario El Telégrafo, a partir de la publicación de la cadena de televisión multiestatal Telesur, el cual revela una red de políticos, militares retirados y periodistas nacionales que presuntamente estarían vinculados a una nueva red de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. con el objetivo de desestabilizar las políticas del actual Gobierno Nacional.

El informe secreto del equipo operativo que habría trabajado con agentes y colaboradores —cuya autenticidad fue verificada— advierte la enorme preocupación ante la posibilidad de la salida del FOL (punto de operaciones avanzadas de EE.UU.) de la Base de Manta, lo que se hizo efectivo el 17 de julio de 2009, puesto que eso haría que “el manejo de la inteligencia se debilite”. Esto también debido al fracaso de Leila y su grupo, quienes no habrían logrado retomar el control de las fuentes militares y policiales, por lo que aconsejaban aprovechar las próximas acciones planificadas.

Perder la Base de Manta era la mayor preocupación y, al mismo tiempo, el motivo de la gran acción operativa con periodistas, militares, policías y funcionarios públicos. Y de ahí se deduce el aparecimiento posterior de Karen Hollihan, según el reporte del documental exhibido en Telesur.

Por eso se debía “fortalecer la nueva estructura del manejo de la información local, con agentes nuevos y reubicar a los evidenciados en otros cargos”. La central —según el informe secreto— encabezado por la “señora” ahora controlaría la región andina norte desde Miami.  El Ciudadano