Economía

Presidente Correa lamentó sentencia que dispone capacitar a militares en normas constitucionales

El presidente criticó que el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) haya cobrado 41 millones demás al Estado por la venta de los terrenos en Samanes al Ministerio de Ambiente

QUITO. El presidente Rafael Correa lamentó la sentencia de la jueza de garantías penales, Karen Matamoros, que dispuso un plazo de 120 días al  Ministerio de Defensa de Ecuador para capacitar a las Fuerzas Armadas sobre normas constitucionales para la sujeción militar.

Dijo sentirse apenado por la sentencia pues considera que es “humillante” que se deban capacitar a los militares en normas constitucionales. Indicó que hay muchos efectivos que tienen claro su rol como soldado en el orden constitucional y en el Estado de derecho.

“A mí me apena mucho”, insistió al indicar que los comandantes no requieren capacitación. “Tenemos grandes comandantes, pero por unos cuantos que quisieron romper la Constitución, someter al poder civil y burlarse del Presidente no pueden pagar todos y eso es una mala noticia para el país y para mí que tengo tantos queridos amigos en las Fuerzas Armadas a quien aprecio muchísimo”, añadió.

Durante un conversatorio con medios de comunicación desde la ciudad de Guayaquil, el presidente criticó que el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) haya cobrado 41 millones demás al Estado por la venta de los terrenos en Samanes al Ministerio de Ambiente, recursos que dicha institución debió devolver en acato a fallos de la Contraloría y Procuraduría del Estado.

Dijo además que se miente a los oficiales de menor rango acerca de la supuesta autosustentabilidad que el ISSFA y aclaró que las jubilaciones militares y policiales son subsidiadas en un  60% por el pueblo ecuatoriano.

El jefe de Estado indicó que para financiar al Isffa se venden las tierras al mismo gobierno “hasta seis veces más caro”, y recordó que la pensión de un militares en servicio pasivo es financiadas por un activo, por lo cual también deben aumentan el número de soldados.

“Todo esto para que ciertos generales de la prehistoria ganen 5 mil dólares y vayan a hacer politiquería”, expresó y aseguró que  “eso tiene que acabar”.

“Ojala que esa gente no vuelva a estar en nuestras Fuerzas Armadas, pero por lo menos mientras estén deben ser obedientes al poder civil y no deliberante a ese poder. Ojalá se supere este triste episodio lo más pronto posible”, enfatizó.

La semana pasada el presidente Correa interpuso una acción de protección contra cinco integrantes de un consejo de disciplina militar que resolvió no sancionar a un uniformado por una carta con términos ofensivos enviada al jefe de Estado.

El argumento del consejo de disciplina para no sancionar al efectivo es que el Presidente de la República no es la máxima autoridad dentro de las Fuerzas Armadas por lo que no cabía tomar medidas en contra del militar.

Esto motivo la querella del Ejecutivo y en una audiencia realizada el lunes, la jueza Matamoros   aceptó el recurso interpuesto por el presidente, dispuso que se vuelva a convocar a un nuevo consejo con sujeción a la Constitución y dio un plazo de 120 días al Ministerio de Defensa para que  capacite a los militares sobre la jerarquía de las normativas, con el fin de que no se repitan estos casos.  (ANDES/La Nación)