Actualidad

Presidente Correa: “Ganamos ampliamente la consulta popular. ¡Gracias ecuatorianos!”

Computados el 19,08% de las actas, la opción por el Sí registraba el 57,76% superando al 45,24% de la opción No.

QUITO.  La consulta popular planteada por el presidente Rafael Correa que preguntaba referente a la prohibición para que funcionarios públicos o de elección popular tengan bienes o capitales de cualquier naturaleza  en paraísos fiscales, recibió un amplio respaldo por parte de los votantes.

Computados el 19,08% de las actas, la opción por el Sí registraba el 57,76% superando al 45,24% de la opción No.

Esto fue celebrado por el presidente Correa, autor de la propuesta.  “Ganamos ampliamente la consulta popular. ¡Gracias ecuatorianos!”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

El mandatario ha defendido la inédita iniciativa como una propuesta de “todo un pueblo”.

“Queremos de verdad luchar contra la corrupción, no a los paraísos fiscales o visto de otra forma si a la consulta popular”, ha manifestado el jefe de Estado.

El ejercicio democrático sobre los paraísos fiscales es inédito y revolucionario, al apuntar a un asunto álgido que las sociedades contemporáneas están llamadas a resolver, como una de las vías para luchar contra la corrupción y avanzar hacia al desarrollo.

Tras el destape de los llamados ‘Panama Papers’, que puso al descubierto esta práctica entre ciudadanos de varios países, entre ellos ecuatorianos aspirantes a cargos de elección popular, el presidente Rafael Correa presentó la propuesta para la realización de un plebiscito sobre el tema, la cual fue calificada por la Corte Constitucional.

Las autoridades aseguran que el propósito es buscar un compromiso ético y la coherencia de los políticos y funcionarios públicos con los destinos de la nación, y la posibilidad de que puedan ser repatriados los recursos nacionales escondidos en esos parajes.

Según estimados, en los paraísos fiscales permanecen unos 30.000 millones de dólares que representan la tercera parte de la economía ecuatoriana, y más de su 30% del Producto Interno Bruto (PIB); mientras se calcula que a escala mundial la suma resguardada es 7.6 billones de dólares.

En tanto, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) calcula que esta región tiene un déficit de inversión en infraestructura de más de 180.000 millones de dólares al año, y de ahí la importancia de que los recursos sean retornados a sus lugares de origen para que sean invertidos y puedan superarse los escollos al desarrollo.

El Presidente de Ecuador se convirtió en el primero con su investidura en rubricar una carta respaldada por más de 300 economistas del mundo para demandar el fin de esta práctica, y adelantó que hará campaña por el ‘Sí’.  En su opinión, este puede ser otro de los ejemplos que Ecuador pueda dar a América Latina y el mundo. “Nos está viendo el mundo entero, Ecuador puede ser ejemplo, verán que va a ser un efecto dominó”, aseguró.

Por su parte, el canciller Guillaume Long ha calificado a los ‘paraísos fiscales’ como una vergüenza del siglo XXI, de rezago de premodernidad y de un capitalismo antiguo. Long, en representación del gobierno, ha emprendido una cruzada internacional, con gran receptividad en la ONU y en el propio G-77 que Ecuador preside este año, con la aspiración de que estos parajes sean prohibidos y abolidos absolutamente. El 2017, dijo, “será año de Pacto Ético” sobre los paraísos fiscales.  (ANDES/LA NACIÓN)