Economía

Presencia de diferentes micotoxinas en maíz grano (zea mays) de origen chileno

Dentro de la alimentación animal, el maíz es uno de los principales ingredientes utilizados, representando cerca del 60% del total de ingredientes utilizados en alimentación de animales monogástricos. Las micotoxinas son metabolitos de hongos que pueden estar presentes en diferentes alimentos destinados a producción animal, como el maíz, las cuales tienen efectos sinérgicos, acumulativos y sistémicos en los animales, los que van desde problemas productivos y reproductivos, hasta metabólicos.

El gran problema de las micotoxinas, además de sus efectos indeseados, es que su control es complejo, debido a que son muy estables a altas temperatura y cambios de pH. El objetivo del presente estudio fue evaluar cuantitativamente la presencia de diferentes micotoxinas en maíz grano cultivado y cosechado en Chile (Magnoli, et al., 2019; Prestes, et al., 2019).

MATERIALES Y MÉTODOS

Para realizar el estudio fueron recolectadas 44 muestras de maíz grano cultivado y cosechado en Chile, procedentes de diferentes explotaciones avícolas, ganaderas, porcícolas y plantas de alimento de diferentes especies animales. Las muestras fueron recolectadas desde enero a septiembre de 2020. A cada muestra se le analizaron una o más de las diferentes micotoxinas: aflatoxina, fumonisina, ocratoxina, zearalenona, deoxinivalenol (DON), toxina T-2. Se hicieron 97 diferentes análisis en las 44 muestras de maíz.

Para analizar las muestras se utilizó el equipo Raptor con kits Reveal Q+ Max (Neogen®) correspondientes a cada micotoxina. El equipo Raptor mide cuantitativamente micotoxinas mediante el método de inmunocromatografía de flujo lateral.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Los resultados de micotoxinas obtenidos en el maíz nacional durante el período evaluado se encuentran en niveles de bajo riesgo según la norma y la ley chilena de contaminantes, según la Agencia de Medicamentos y Alimentación de los EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) y según la Fundación Española para el Desarrollo de la Nutrición Animal (FEDNA). Una de las micotoxinas más relevantes en el maíz es la fumonisina, que se presenta mayoritariamente en la superficie del grano y en el polvillo o restos de cosecha de éste, por lo cual fue la micotoxina más analizada dentro de los 97 análisis (Cuadro 1).

Cuadro 1. Contenido de diferentes micotoxinas en maíz grano de origen chileno (ppb).

Es interesante observar que todas las muestras analizadas para zearalenona y deoxinivalenol fueron positivas a estas micotoxinas, aunque los niveles encontrados fueron muy bajos para ambas.

Debido al tiempo de acopio y los procesos normales de producción de micotoxinas en alimentos contaminados por hongos, los granos con mayor período de guarda deberían presentar mayores niveles de las diferentes micotoxinas; en Chile, al ocurrir la cosecha del maíz durante los primeros meses del año, a fin del período analizado los niveles de micotoxinas en el maíz almacenado serán más elevados mientras mayor tiempo ha permanecido acopiado. En ese sentido, al final del estudio, los granos de maíz que aún quedan almacenados, debiesen tener mayores niveles de micotoxinas.

En las figuras 1 y 2 se presentan los niveles de aflatoxinas y fumonisinas en las muestras analizadas a lo largo del año.

Figura 1. Contenido de aflatoxinas en maíz grano de origen chileno (ppb)

Figura 2. Contenido de fumonisina en maíz grano de origen chileno (ppb).

Tal como se observa en la figura 1, el contenido de aflatoxinas presenta una tendencia al alza a medida que avanza el tiempo de almacenaje de los granos de maíz, llegando a niveles máximos en el segundo semestre; sin embargo, esto no ocurre en las fumonisinas, que presentan valores altos y bajos en todos los análisis realizados a lo largo del año (Figura 2).

CONCLUSIONES
Es fundamental un muestreo continuo de micotoxinas de las materias primas, sobre todo del maíz, que representa una alta inclusión dentro del alimento. El muestreo continuo tiene como fin asegurar que los alimentos que consumen los animales no produzcan bajas productivas o reproductivas si estas presentaran riesgo de micotoxinas. Si bien las muestras analizadas presentan bajos valores de micotoxinas de acuerdo a los rangos recomendados por la autoridad y entes internacionales, esto no quiere decir que estos alimentos no representen riesgos de micotoxinas, ya que estas no se distribuyen de manera homogénea en los insumos, por lo que una toma de una muestra representativa es primordial para detectarlas de manera eficaz, aun así existiendo la posibilidad de que no aparezcan micotoxinas en los muestreos, lo que las convierte en un enemigo invisible, del cual siempre hay que estar atento.

Autor/es: Antonia Muñoz y Gastón Cassus Becerra. Departamento Técnico de Nutrición, Veterquímica. Chile