Economía

Preocupa al sector inmobiliario el tope a hipotecarios del Biess

Apive sostuvo que su sector financia los proyectos con inversiones privadas, créditos para construcción y, en menor medida, con anticipos de clientes.

QUITO. Tras la decisión tomada por el Biess, de limitar los montos de sus créditos hipotecarios, el sector inmobiliario mostró su preocupación por las repercusiones que se podrían dar en las construcciones de viviendas, en la que según la Asociación de Promotores Inmobiliarios del Vivienda (Apive), la decisión del Biess deja “desamparados” a hogares con contratos firmados, lo cual a su criterio no abona a la sostenibilidad del sector.

“La decisión puede frenar la construcción de alrededor de 1 000 viviendas, cuya conclusión y entrega requiere del crédito que el Biess precalificó para sus compradores”, manifestó el gremio a diario El Comercio.

Mientras que Omar Serrano, exrepresentante de los afiliados ante la entidad, calificó a esta medida como una especie de discrimen o castigo contra quienes más contribuyen y anhelan comprar viviendas por encima de ese valor. “Si una persona tiene un sueldo alto y aporta más al Seguro puede aspirar a un crédito hipotecario que sea mayor a $ 150 mil para comprarse una vivienda, por lo tanto, resulta (ahora) que esa persona no va a poder acceder al préstamo… eso es algo absurdo”, dijo Serrano.

Al respecto, días atrás, el presidente del Directorio del Biess, Richard Espinosa, manifestó que el banco puso un tope de $ 150 mil al monto del desembolso aprobado. Ese techo de crédito se aprobó en enero pasado. “La afectación sería mínima, ya que el 2,71% de los afiliados pide préstamos de ese valor”, afirmó Espinosa y recalcó que en el 2015 los créditos en Biess por sobre ese monto sumaron $ 32,7 millones.

Ante ello, Apive sostuvo que su sector financia los proyectos con inversiones privadas, créditos para construcción y, en menor medida, con anticipos de clientes. “Si quienes reservaron la vivienda no pueden pagar el saldo, porque su crédito no es reembolsable, el promotor y sus proveedores deberán esperar a que el cliente saque otro préstamo”, señaló.

Y es que el Biess concentra el 70% de la oferta de crédito hipotecario en el país. En el 2015 entregó $ 1.251 millones para vivienda. “Los créditos preaprobados no se interrumpirán. No obstante, el gremio de las empresas inmobiliarias considera la decisión como discriminatoria”, aseguró Espinosa y recordó que  en el pasado se ha usado otras formas de priorizar el crédito, con efectos “menos perniciosos”, como la tasa y el plazo de entrega.

Por este motivo, Apive asevera que los hogares que reservaron las viviendas valorados por sobre los $ 150 mil han venido pagando cuotas de entre el 15% y el 30% del valor de la casa, confiando en que el Biess les prestaría el monto precalificado. (VCV/La Nación)