Opinión

Preludio de la protesta

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Mañana es la gran marcha denominada: #Guayaquil Protesta contra las últimas medidas económicas del gobierno. Se convocó al diálogo, pero ya se está condicionando que solamente será con personas de buena fe sin determinar quién juzga la buena fe de los convocados, seguramente serán de buena fe quienes si piensen igual al gobierno.

En las últimas intervenciones del señor Presidente ha puesto mucho énfasis en que los pelucones son las causantes de todos los males nacionales. Hace recuento de hechos anteriores de los que me permito hacerle las siguientes preguntas:

¿Cuántos empleados públicos en la actualidad son tercerizados o empleados por contratos?

¿Qué recuerda él de la reforma agraria del año 1960, si todavía no nacía y por lo que se conoce de historia, la aplicación de esa reforma fue considerada como un desastre en la producción agrícola?

¿Conocerá el señor Presidente el fracaso rotundo de la reforma agraria cubana?

¿Se recordará el señor Presidente que cuándo recién subió al poder efectivamente el sueldo de la empleada doméstica era de $80, pero todo costaba mucho menos que lo que cuesta hoy? y ¿cuántas perdieron su trabajo?

¿Recuerda el señor Presidente a cuántos empleados públicos mando a la calle con las famosas renuncias voluntarias-obligatorias?

Acusa de subversión y de desestabilizador a todo ciudadano que no piense igual que él, cuando en realidad debe darse cuenta que la volatilidad de sus discursos promueven la subversión y desestabilización.

Sabe que no hay conspiradores extranjeros (mexicanos)y que la oposición se encuentra dividida sin cabeza que la dirija, pero si sabe que tiene asesores comunista, cubanos y venezolanos, debe darse cuenta el señor Presidente que dentro de su organización política hay Ministros de Estado y Asambleístas que actúan sin conocer sus decisiones por ejemplo la Ministra Nathalie Cely, que declaró que no conocía de las dos últimos proyectos de ley enviados a la Asamblea Nacional que los calificó como “un detonante”.

Las declaraciones de los asambleístas María José Carrión y Virgilio Hernández nunca concordaron con las decisiones de la Presidencia, creando más caos que en el fondo fomenta la supuesta subversión y la desestabilización.

En gran parte de la última sabatina, el señor Presidente se dedicó a demostrar con números que serían muy pocos aproximadamente el 2% de herederos pelucones, es posible que muy pocos asistentes hayan entendidos sus explicaciones ya que la cantidad de cuentas y contra cuentas que el Presidente les demostraba confundieron más a los asistentes, televidentes y radio oyentes de su sabatina.

Los pelucones no son exclusivamente guayaquileños, también hay pelucones en todas las provincias y el señor Presidente emplea a algunos en su gabinete y a otros en altísimas dignidades de su gobierno. Además hay muchos que ya están fuera de sus funciones disfrutando de la buena vida.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.