Actualidad

Preguntas definirán aumento del pasaje

Los delegados de los grupos sociales que definieron las preguntas empezarán con el proceso de recolección de firmas.

GUAYAQUIL. Para Félix Solórzano, veinticinco centavos de dólar es una cifra significativa. Esa la cantidad que tiene que tener diariamente para trasladarse desde su casa en Sauces hasta el centro de Guayaquil, en cualesquiera de las líneas de servicio de transporte que cumplen esa ruta.

“Tengo que tomar el bus cuatro veces al día, para muchas personas como yo, si se aumenta la tarifa del pasaje será un golpe duro al bolsillo”, dice el joven mensajero antes de tomar uno de los buses para llegar a su trabajo.

Solórzano no cree conveniente que la decisión del incrementó del pasaje se realice a través de dos preguntas que el Cabildo  presentó al pueblo, para que sea los encargados de elegir. Las preguntas son: ¿Considera usted que en las actuales condiciones que se presta el servicio del transporte de buses urbanos en Guayaquil se eleve el valor del pasaje?

Y la otra es ¿Considera usted que después de que se reforme el sistema del servicio de transporte público de buses urbanos en Guayaquil y los transportistas adquieran nuevas unidades o mejoren significativamente las existentes, se les reconozca $ 0,05 de incremento al pasaje?
Mientras que los transportistas aseguran que el incremento se debe dar por los gastos que deben asumir como llantas, que son deterioradas por el recorrido que realizan y eso produce mayores gastos al momento de dar mantenimiento.
Pero los usuarios coinciden en que cancelar cinco centavos más por el servicio no está justificado, porque “algunos recorridos son muy cortos y que el servicio no es adecuado”. Buses llenos, carros deteriorados, conductores imprudentes, entre otras cosa, son circunstancias que deben afrontan los pasajeros.

A pesar de esto, el gremio de transportistas urbanos de Guayaquil rechaza las preguntas de la consulta popular planteadas por organizaciones sociales y el alcalde. Para los transportistas, las tarifas de los pasajes no se pueden establecer a través de una consulta popular, pues según dicen es un tema que requiere otro tipo de análisis, en base a estudios especializados.

Para el dirigente Ricardo Onofre, el plebiscito no es una buena opción. “Este tema ya se lo ha manejado políticamente, que si quiere que le suban las tarifas, van a decir que no pues, eso no es técnico, las cosas deben manejarse estrictamente técnicas”, dijo.

El presidente de la Federación de Transportistas Urbanos de Guayaquil, Plinio López, cree que aún es posible cambiar las preguntas y para eso espera reunirse con el alcalde. “Él tendrá que obviamente decidir las propuestas nuestras que son de mejoras, de tal manera que Guayaquil puede tener un mejor servicio en materia de transporte, pero tenemos que hablar de tarifas”, manifestó.

Pero la mayoría de reclamos apuntan al exceso de pasajeros que permiten viajar, lo que provoca apretujones en los buses. “Esto es un total irrespeto”, refiere Isidro Mendoza, quien el pasado martes viajaba desde Mapasingue hasta su lugar de estudios en la Universidad de Guayaquil.

Si bien la capacidad de los buses, según la fabricante es de 30 a 45 pasajeros sentados y 30 parados, esto no se cumple, pero esta disposición  es desmentida por José Villao, conductor de un bus de la línea 57, dice que a ellos la Comisión de Tránsito del Ecuador sí le hacen estrictos controles para no llevar pasajeros de pie.
La sobrecarga de usuarios da lugar a la aparición de individuos que se atreven a manosear a las viajeras.  (DO/La Nación)