Economía

Precio que se paga a productores de leche ha estado congelado los últimos 10 años

El sector ganadero y sus productores están exigiendo a las industrias que aumenten el precio porque de otra manera es insostenible operar con costos de producción al alza. 

Durante los últimos 10 años, el precio del litro de leche que se paga a los productores no solo ha estado congelado, sino que incluso ha retrocedido. El sector agropecuario es uno de los más importantes del país, tanto a nivel económico como alimenticio; pero «sobrevive» a duras penas, y en muchos casos al borde de la quiebra, sin políticas públicas, crediticias y productivas.

Fabian Eguiguren, presidente del Centro Agrícola de Cayambe y Vicepresidente de la Cámara de Agricultura de la 1era Zona, explicó que, en la reciente década, el costo de la canasta básica se ha ajustado al alza en un 41%; pero los productores lecheros se han visto seriamente perjudicados por el acuerdo ministerial 394 de 2013.

A través de ese acuerdo se estableció una fórmula para calcular el costo que se reconoce por litro de leche producido. Sin embargo, esa fórmula se convirtió rápidamente en un engaño que dejó al sector sin precios reales que cubran los costos de producción.

Esos costos han venido en continuo aumento; pero en los últimos dos años la tendencia se ha profundizado. Eguiguren recalcó que insumos como el balanceado se han disparado 125%; mientras que las semillas aumentaron un 50%. Esto sin tomar en cuenta otros temas como mano de obra, medicinas para el ganando, entre otros.

Esta situación de precios congelados o a la baja, pero costos en crecimiento, ha provocado que una buena parte de los pequeños productores ya no puedan seguir en el negocio; y que en el mejor de los casos se pasen a otras actividades como siembra de papas o flores.

Por eso, Mónica Guarderas , presidenta del Centro Agrícola de Mejía, reconoció que los productores son los que han  estado presionando para que aumente el precio de la leche. La medida ha causado reacciones en cinco provincias, como reseñó Diario La Hora en una nota publicada este 5 de mayo de 2022.

«El sector ha estado en crisis desde hace mucho tiempo, pero hoy se ha llegado al pico. Los costos suben, pero lo que nos pagan no se compadece con esa realidad. Ya muchos productores y fincas han liquidado y otros están por ese camino. Los productores somos los que hemos presionado por una subida para que el negocio sea sostenible. La mayoría vemos a la actividad como una forma de vida y no como un negocio», puntualizó.

En este sentido, la empresa Vita Leche puntualizó, a través de un comunicado oficial señaló que los ya golpeados productores han sufrido fuertes aumentos de costos internos y externos, por lo que la decisión de aumentar el precio de venta al público tiene el objetivo de mejorar el precio de compra a «nuestros proveedores ganaderos, aplicando el mecanismo de indexación al que hace referencia el Acuerdo Ministerial No. 394, mismo que establece que el precio mínimo a pagar al ganadero, es el resultado de aplicar el 52,4% al precio de venta al público de la leche entera UHT en funda plástica».

Por su parte Rodrigo Gallegos, director ejecutivo del Centro de la Industria Láctea del Ecuador (CIL), recalcó que la decisión de esa empresa es completamente válida y se ajusta a la libertad que cada empresa del sector tiene, sobre todo si el objetivo es pagar de la mejor manera posible a los productores.

Impuestos, créditos y leyes complican más a los productores

Eguiguren puntualizó que a los problemas con el precio se suma un sistema tributario que carga con contribuciones especiales y otros impuestos al sector; mientras se premia con excepciones a las tierras improductivas. Además, las importaciones se encarecen aún más con cargas distorsivos como el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD).

Para cerrar el panorama de trabas y falta total de apoyo está el limitado, y en la mayoría de casos, nulo acceso a financiamiento de largo plazo para tecnificar y mejorar la producción.

Guarderas cuestionó duramente al actual Gobierno con su programa de créditos al 1% y 30 años plazos. » Con un crédito de $5.000, en el mejor de los casos me alcanza para comprar la vaca; pero luego no tengo cómo darle de comer. No es un programa que ayude al sector. Se necesita financiamiento de verdad para maquinaria, tractores. Lo que se ofrece es para una microactividad», aseveró.

Por eso Guarderas hizo un llamado para que realmente se preocupen del sector agropecuario porque de lo contario -dijo- podríamos terminar como varios países africanos que ya no producen leche, sino que solo la importan.

Asimismo, rechazó que en la Asamblea se continúe con un tratamiento del tema de la leche que no soluciona nada, sino que profundiza las malas prácticas actuales que tienen a un sector al borde del colapso y cada vez más informal. (JS)

 

 

Diario La Hora