Actualidad

Posible corrupción y colusión IESS-RECAPT-SOLNET

El primer informe de la Contraloría General del Estado tiene indicios de responsabilidad penal, la Procuraduría General del Estado demandó la nulidad del contrato IESS-Recapt y la Superintendencia General del Estado sancionó y ratificó la sanción por actos colusorios en contra de IESS-RECAPT-SOLNET pidiendo la nulidad del contrato

GUAYAQUIL. “Cuando culmine el compromiso contractual, el IESS manejará su propio call center (…). Esperaremos hasta agosto para poder cambiar esto”, con estas palabras Richard Espinosa, presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), manifestó, que según diario Expreso, ha dispuesto el desarrollo de un sistema propio.

No deja de sorprender esta declaración del Sr. Espinosa porque ya lo intentó el ex presidente del Consejo Directivo del IESS, Arq. Fernando Cordero, y fracasó, el IESS tiene muchísimos otros problemas que resolver antes que dedicarse a un servicio de call center que requiere especialización, ni siquiera la CNT pudo prestar el servicio para lo que se requiere mucha tecnología.

Ante estas declaraciones, algunas dudas e interrogantes quedan sobre el caso, como el ¿Por qué la espera?, ¿Qué pasa con Recapt?,  ¿Qué harán con las resoluciones emitidas?, ¿Se pagará las multas impuestas?, ¿Valieron la pena la denuncia y los pronunciamiento de los Organismos de Control? ¿Quién pagará los daños y perjuicios ocasionados a Cronix por la Colusión IESS-RECAPT-SOLNET ya sancionada? ¿La autonomía del IESS le permite omitir resoluciones  de los Organismos de Control? ¿Por qué el IESS no cumplió la LOSNCP? ¿Qué responsabilidad tiene el Consejo Directivo y autoridades del IESS en esta corrupción y colusión?. Con todas estas preguntas sin resolver es necesario revisar, un poco, la historia de este contrato, que según Aníbal Carrera Arboleda, presidente Ejecutivo del operador económico Crónix, es corrupción.

El primer proveedor de servicio de call center del IESS, fue la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), desde febrero de 2009 a agosto de 2009, cuyo precio por hora de puesto de call center fue de USD 6,5 dólares; y en razón de que la CNT no pudo atender el volumen de llamadas; el IESS convocó un proceso de contratación pública en julio de 2009; y el dimensionamiento  de volúmenes estimados que constan es los pliegos del concurso fueron las que el IESS obtuvo de su experiencia con CNT y dimensionó el concurso público con esos datos estadísticos, con un precio referencial de USD. 10’296.528,00.

El 24 de agosto de 2009, el IESS con el objetivo de optimizar la atención a los usuarios, resultado de la puja de la subasta inversa bajó a USD  8’500.000 (precio por hora USD 5,45, es decir 13% más barato que CNT), en la que participaron tres oferentes, y el IESS suscribió el contrato con la empresa Cronix, ganadora de un proceso de subasta inversa electrónica convocada por la entidad de seguridad social. El servicio de esta empresa era asistencia médica telefónica, agendamiento de citas mediante call center, encuestas de calidad  post-citas.

Posteriormente en la administración del Economista Ramiro González se adjudicó el contrato al consorcio RECAPT-SOLNET en condiciones no muy claras y a pesar que el contrato original y sus renovaciones han sido cuestionadas y sancionadas por las autoridades de control, hasta el presente  no se conoce un resultado contundente.

A la finalización del segundo contrato IESS-RECAPT  -agosto de este año-, la vigencia del contrato para la asignación de citas médicas a través de un centro de llamadas (call center), las empresas contratistas habrán recibido por parte del IESS $ 63’866.963,93 por el servicio recibido durante siete años; según Diario Expreso. (La Nación)