Opinión

Porque todos son mi prójimo

Tony Cedeño/Portoviejo

Sumemos gotitas de amor a nuestro prójimo sin olvidar que hay muchos corazones que pasan frío por falta de fe, de afecto y de conocimiento de Dios.

¿O deseas seguir en el recodo de una esquina sumergido en la más honda quimera donde la alegría es huérfana como una larga noche oscura e interminable? Oye el trinar de los pajaritos ellos sienten alegría cuando el alba florece, las plantas todas se ponen erguidas y sus hojas adquieren un verde bonito y el corazón del mundo es un tropel de puro amor cuando una madre sonríe… una anciana tiene techo, un niño va a la escuela y un hombre y una mujer se convierten.

Si estoy equivocado corrijan mi corazón sensible que a todos los amos porque todos son mi prójimo.