Opinión

¿Por qué pondré mi rol de «mamá» en mi currículum?

(CNN) — Este Día de la Madre, HeyMama, una comunidad para madres trabajadoras, hace un llamado a las mamás para que agreguemos el título de «madre» a nuestros currículums, incluyéndolo en nuestros títulos de LinkedIn y explicando abiertamente las brechas profesionales debido al cuidado en el proceso de contratación. Tienen razón al decirnos que lo hagamos. Si todas nosotras, las mamás, asumiéramos este papel en los documentos diseñados para reflejar nuestras calificaciones, habilidades y experiencia laboral, podríamos ayudar a acabar con los desagradables estereotipos sobre las motivaciones y el valor de las mamás que trabajan en la fuerza laboral remunerada.

Lauren Tetenbaum, terapeuta y defensora que se especializa en salud mental materna, dice que cuando las mamás regresan al trabajo después de tener hijos o tomar interrupciones en su carrera, a menudo se enfrentan a percepciones erróneas de que no están completamente comprometidas con su trabajo.

¿Cuándo se celebra el Día de la Madre en Colombia en 2024 y por qué?
Este estereotipo injusto y falso puede, por supuesto, ser una profecía autocumplida. Después de todo, es poco probable que los empleadores inviertan, promuevan o incluso valoren mucho a personas que creen que están excluidas de sus carreras.

Por otra parte, los empleadores parecen recompensar a los hombres que son padres. Según una investigación publicada el año pasado por el Pew Research Center, los hombres que tienen hijos ganan más que los hombres que no tienen hijos.

Pero una nueva investigación realizada por Vivvi, un proveedor de cuidado infantil que trabaja con empresas, y The Fifth Trimester, una consultoría de equidad de género centrada en cuidadores en el trabajo, muestra que los padres en general son ambiciosos en lo que respecta a sus carreras. Su encuesta encontró que una de las mayores motivaciones de los padres es ganar más dinero. Eso tiene sentido: criar hijos es enormemente caro. Según una estimación de 2022 de la Brookings Institution, costaría US$ 310.605 criar a un niño nacido en 2015 hasta los 17 años. Entonces, los padres podrían ayudar con el costo de la universidad. Se espera que algunas universidades pronto cobren más de US$ 100.000 al año.

Lauren Smith Brody, fundadora de The Fifth Trimester, me dijo que los resultados de la encuesta son consistentes con lo que ha visto en su trabajo entrenando a mamás. “Estas mujeres me dicen que sus hijos son quienes las inspiran a buscarle sentido a su trabajo, a permanecer más tiempo en sus empleos y a desarrollar negocios que rindan frutos tanto para sus empleadores como para ellas mismas”, dice. «Sus hijos no las distraen de sus objetivos profesionales, como nuestra narrativa cultural quiere hacer creer».

Claramente, nuestra sociedad necesita repensar sus supuestos sobre el compromiso profesional y el valor de las madres y su trabajo.

“Ser madre es algo de lo que deberías estar orgullosa y tienes toneladas de habilidades de liderazgo, sociales y emocionales que son transferibles al lugar de trabajo”, dice Tetenbaum.

Como mamás, muchas de nosotras tenemos que volvernos expertas en entrevistar y contratar para encontrar proveedores de cuidado infantil de calidad. Realizamos múltiples tareas para compatibilizar las demandas de nuestros trabajos con el cuidado de nuestras familias y hogares. Negociamos con personas a menudo irracionales y conflictos difusos. Realizamos investigaciones para tomar un sinfín de decisiones, desde la elección de pediatras hasta campamentos de verano. Intentamos ser ciudadanas modelo para dar buen ejemplo a nuestros hijos.

Todo esto es mucho más desafiante que cualquier puesto remunerado que haya ocupado jamás, incluidos mis trabajos como portavoz de la diplomacia económica global en la administración del presidente Barack Obama y como jefa de Comunicaciones de una iniciativa del secretario general de las Naciones Unidas.

Por lo tanto, las madres deberíamos ser valoradas y contratadas por nuestras habilidades, no discriminadas en el mercado laboral.

Por supuesto, si solo unas pocas mujeres añaden el título de madre a sus currículums, los empleadores ignorantes podrían descartarlas. Pero si todas comenzamos colectivamente a resaltar las habilidades que nos ha brindado la maternidad, podríamos educar a los empleadores sobre por qué deberían valorar y reclutar activamente a las mamás, y por qué no deberían menospreciar las interrupciones en su carrera para brindar cuidados (lo cual es especialmente importante para muchas mujeres que se ausentaron del trabajo durante la pandemia de covid-19).

Una forma en que los empleadores pueden atraer a más mamás es ofreciendo beneficios de cuidado infantil. Según el informe de Vivvi y The Fifth Trimester, cada dólar que los empleadores invierten en cuidado infantil se asocia con un retorno de la inversión de casi US$ 18, porque ayuda a retener y atraer a los padres y promover la productividad.

Otra cosa que las empresas pueden hacer es dejar de exigir trabajo excesivo. Cuando los empleadores esperan que el personal trabaje o esté disponible para trabajar un número excesivo de horas, a menudo el padre acepta el trabajo que requiere exceso de trabajo y la madre se retira de su carrera.

Muchas madres están muy motivadas para avanzar en sus carreras, y nuestras funciones de cuidadoras nos brindan a todos un formidable conjunto de habilidades que podrían ser extraordinariamente valiosas para los empleadores. Actualizar nuestros currículums podría impulsar a los empleadores a actualizar la forma en que ven y tratan a las mamás en la fuerza laboral, dándoles a las mamás algo por lo que estar realmente felices en este Día de la Madre.

 

 

 

(cnn.com)