Ciencia

¿Por qué pican y duelen los senos?

El picor y el dolor en los senos pueden deberse a varios motivos, y aunque siempre deberíamos visitar primeramente al médico para descartar cualquier problema grave.

ESTADOS UNIDOS. En algunos casos, mayoritariamente en chicas jóvenes, aunque puede suceder a cualquier edad, las mujeres pueden sufrir dolores en los senos que en realidad se originan en la musculatura. Por ejemplo, debidos a ejercicios musculares de la zona pectoral. En chicas jóvenes puede deberse a que todavía están en una etapa de desarrollo y al crecer lo senos pueden ocasionar algunas molestias.

Será el médico quien deberá descartar cualquier otro problema de salud, y si confirmamos que es debido a cuestiones musculares causadas por el ejercicio podemos tomar un suplemento natural a base de magnesio.

El picor en los senos puede estar causado por una reacción alérgica a determinados detergentes de la ropa, desodorantes o productos que estén en contacto directamente con la piel. Para ello deberemos fijarnos bien en qué productos hemos usado y buscar otros que sean más suaves y naturales. Recomendamos, por ejemplo, preparar un detergente natural para lavar nuestra ropa y usar desodorantes sin alcohol.

Nuestra piel será más vulnerable a problemas como estos si la tenemos excesivamente seca. Por ello recomendamos hidratarla, especialmente en la zona de los pezones, con algún tipo de aceite vegetal, crema hidratante o manteca de karité. Intentaremos que sea un producto natural para que no ocasione alergia.

Si sentimos siempre picor o dolor justo antes o durante la menstruación esto se deberá sin duda a cuestiones hormonales. En ese caso podemos acudir a nuestro ginecólogo o a un terapeuta para que haga un diagnóstico según todos los síntomas que tengamos.

Algunas opciones naturales a valorar serán el aceite de onagra, el sauzgatillo, la angélica, la maca andina o la salvia.

Aunque no debemos alarmanos, si sufrimos dolor y picor persistente, y no tenemos una causa aparente, deberíamos acudir al médico para que descarte un cáncer de mama. Paralelamente podemos realizar un examen de nuestro pecho nosotras mismas.

De pie ante un espejo, levantaremos el brazo izquierdo y con la mano derecha palparemos lenta y profundamente, en forma circular, todo el contorno del seno tratando de cubrir todo alrededor hasta la axila. Haremos lo mismo con los dos senos.

Si notamos cualquier bolita u forma extraña iremos al médico lo antes posible para descartar la enfermedad. (Internet/ La Nación)