Opinión

¿Por qué no un impuesto especial a los bancos más grandes?

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Ganan desde hace años una millonada. La economía no despegará nunca con esas tasas activas para créditos: personales, empresariales, hipotecarios, etc.

Éste mensaje me fue enviado por un amigo de profesión economista, ex rector de una de las universidades más grandes del Ecuador, que se ha codeado con todos los presidentes del Ecuador y del actual durante décadas, pero que sin embargo, sabiendo de la materia y que medidas se deberían hacer y tomar, para que despegue la economía, se active la producción y el empleo, y se ponga en marcha el motor del desarrollo y del bienestar, prefiere dar sus consejos bajo la mesa de manera anónima y con mucho temor, para no ser excluido y marginado del cerrado círculo de los mafiosos, que por centurias se han creído con el derecho divino de ser los dueños del Ecuador, manejar como títeres a los líderes políticos, y explotar a todos los ecuatorianos con sus medidas económicas, privilegios y canonjías…

Los banqueros, esos seres que desde Europa o Miami, manejan a su antojo la economía, y son por cierto los dueños y accionistas de los grandes medios de comunicación, de las principales empresas inmobiliarias, alcahuetes y cómplices de todos los atracos y blanqueos de saqueos y corrupción de funcionarios rateros y de la industria del narcotráfico, porque es indiscutible que las decenas de millones de dólares que se fueron del Ecuador hacia los diversos destinos financieros y paraísos fiscales, salieron de muchos de los grandes Bancos nacionales, o ya nos olvidamos de las sanciones impuestas al Banco del Pacífico en la época del prófugo por las transferencias sin ningún respaldo de cientos de millones de dólares,  de muchos de sus clientes, por parte del gobierno de los EE.UU?

Por aquello, tener siempre en el bolsillo al superintendente de Bancos, al de Compañías, al jefe de la unidad de lavado y de delitos financieros, al del servicio de Rentas, es fundamental para sus operaciones offshore, lavado, giros y transferencias, etcétera.

De ahí que toda esta gente, debe tener como requisito fundamental, tener la experiencia en estas actividades, es decir haberles besado las manos y jurado lealtad eterna, a los capos de la Banca, a los dueños del país, a los verdaderos capos de tutti capi.

Por eso ayer no más veía, cómo uno de los hijos de estos altos jefes de la mafia, les exigía a sus hijos y gravaban en videos, que cuando fueran grandes, sigan con orgullo, el «sagrado y sacrificado» oficio de Banquero.

Semper Fi.