Opinión

¿Por qué no se callan?

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

De no haber sucedido este grave escándalo en la Escuela Superior de Oficiales de Policías, no hubiésemos sabido absolutamente nada de las graves fracturas a la disciplina, el honor y la lealtad, que han lesionado terriblemente la imagen institucional….

Si a eso le agregamos la denuncia del embajador de EEUU, sobre la corrupción interna y de gravedad que significa que la institución este gobernada por narcogenerales, pues el tema si que es extremadamente grave, y por estás causas y no por temas de canibalismo politiquero, la renovación de la cúpula y toda la doctrina, reglamentos disciplinarios, doctrina, deben ser reconstruidos de arriba a abajo, exhaustivamente y de manera profunda…

Y este es un tema que no lo va a resolver Patricio Carrillo, porqué él es parte de esas entramadas chuecas y podridas, que no son nuevas, son de vieja data, si no que responda la ex comandante General Varella, o el mismo…

¿Que pedirán ayuda internacional no es la solución, porqué la mayoría de los oficiales han recibido instrucción en Chile, Francia, Argentina, EEUU, Europa, son abogados, economistas, es decir son personas con preparación académica externa, y entonces cuál es la causa de la declinación y decadencia de los uniformados policiales?

La respuesta está en su centro de formación profesional. O forman e instruyen personas retorcidas en falsos valores, pirañas, piratas…O es el Centro de profesionales garantes del orden y la paz, dispuestos a dar sus vidas en el cumplimiento del deber.

Lo uno o lo otro, no hay una posición Intermedia, por esto es que garantizar la idoneidad de los oficiales que se gradúan en estos centros de Formación de miembros de la Fuerza pública, es una tarea más importante incluso que la de cualquier otra profesión, pues si graduamos oficiales con falsos valores y prácticas inaceptables, la sociedad será su mar para inconfesables apetitos y protervos fines…

Por esto es el auge delincuencial, los amarres entre grupos de oficiales para garantizar los ascensos sólo a los miembros del clan o de la mafia, de allí que no puede ser ministro del Interior o de Gobierno, gente con vínculos o ha sido parte de la mafia…

¿Ahora entienden por qué el desfalco a los fondos del ISPOL o del ISFA, porqué solo hay dos o tres chivos expiatorios, cuando la responsabilidad es de todos, y porqué se han callado las voces de protestas al interior, o no han existido levantamientos como el que le efectuaron a Correa en su época?

Se necesita un ministro independiente, que sepa de organización y administración, estrategia y seguridad, y actúe sin ningún tipo de compromisos con ningún grupo interno o externo, y su lealtad debe ser exclusivamente para con el País y su designador.

Lamentablemente Lasso tiene sus manos atadas, por el tiempo transcurrido tiene compromisos con ciertos sectores lesivos a los intereses y objetivos nacionales, y por esto no hará más que simples declaraciones de rechazo y profundos cambios en el discurso, y todo seguirá con el mismo ritmo, quizás con más cinismo y cuidando no hacer más olas.

Semper Fi.