Ciencia

Por qué no debes orinar en la piscina

Por regla general, no se debe orinar en las piscinas. Además de que está muy mal visto, hay razones científicas para no hacerlo.

ESTADOS UNIDOS. Siempre se ha creído que el cloro mata cualquier componente presente en la orina. Pues bien, no sólo no mata, sino que crea dos componentes nocivos más. El ácido úrico de orina se mezcla con el cloro para formar nuevos componentes nocivos para la salud: la tricloramina y el cloruro de cianógeno. Ambos pueden causar problemas en los pulmones, el sistema nervioso y el corazón.

Ambos gases, el cloruro de cianógeno y la tricloramina, avanzan rápidamente, creciendo en cantidad. Una de las maneras de reducir estos dos componentes, y al mismo tiempo el riesgo para  la salud, es aumentando la cantidad de cloro  en la piscina.

Sin embargo, lo más lógico es que nadie orinase en las piscinas. Algo que no se puede controlar ya que el famoso cambio de color de las películas no existe.

Según un nuevo estudio, la mezcla del ácido úrico de la orina con el cloro puede acarrear problemas de salud. Al entrar en contacto estos dos fluidos pueden dar lugar al cloruro de cianógeno y tricloramina o tricloruro de nitrógeno, unos compuestos químicos volátiles que en ciertas concentraciones son tóxicos y podrían dañar los pulmones y conllevar problemas del corazón y del sistema nervioso, según explican los autores de la investigación.

 De hecho, advierten, hay nadadores que han acabado padeciendo enfermedades crónicas por este motivo.

También matizan que aunque el 90% del ácido úrico que se puede encontrar en una piscina procede de la micción dentro del agua, el 10% restante pudo surgir del sudor de los bañistas, otro de los motivos que hacen que también cobre más sentido el aviso de pasar por la ducha antes de zambullirse que muchos no entienden. (Internet/ La Nación)