Economía

¿Por qué el rublo ruso sigue perdiendo valor?

Desde principios de año, la moneda rusa, el rublo, ha perdido un 16 por ciento de su valor frente al dólar y un 13 por ciento frente al euro. Esto la convierte en la tercera moneda global con peor desempeño en lo que va de año, tras la libra egipcia y el peso argentino.

Tras la invasión de Ucrania en febrero de 2022, el valor de la moneda cayó inmediatamente, pero el Banco Central y el Ministerio de Finanzas del país inyectaron dinero en el mercado y lograron que volviera a subir a 50 rublos por dólar en julio pasado.

El segundo mayor exportador de petróleo del mundo, después de Arabia Saudita, ha visto caer su moneda desde que Occidente impusiera, a finales de año, un precio máximo al petróleo ruso.

La caída del rublo en las últimas semanas se debe a mayores importaciones y salidas de capital extranjero, según funcionarios rusos. Los grandes exportadores cambian divisas por rublos para cumplir con las obligaciones de pago al presupuesto estatal.

¿Qué papel está jugando la energía?

El tope de precio de 60 dólares por barril impuesto por la Unión Europea (UE) le está costando al Kremlin más de 170 millones de dólares al día, según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio, un grupo de expertos finlandés.

 Vladimir Putin, por su parte, acordó con el gigante energético británico Shell la venta y transferencia de 1.100 millones de euros de su parte en el proyecto del oleoducto Sakhalin-2 en el Lejano Oriente. Novatek, el segundo mayor productor de gas natural de Rusia, adquiriría la participación del capital.

Por otro lado, varias empresas extranjeras abandonaron Rusia por la guerra en Ucrania. Bloomberg Economics estima que estas vendieron activos por valor de entre 15.000 y 20.000 millones de dólares.

“Las razones tras la caída de la moneda son la reducción de las exportaciones de petróleo, gas y, probablemente, una mayor retirada de capital por parte de las empresas residentes en Rusia, así como de los inversores extranjeros”, dijo a DW Elina Ribakova, del grupo de expertos del Instituto de Economía Internacional Peterson (PIIE).

¿Las sanciones tienen un efecto más fuerte?

Otro factor es la liquidez en las transacciones dólar-rublo, dice Eric Hontz, del centro de inversiones CIPE, un grupo de expertos afiliado a la Cámara de Comercio de EE. UU. El comercio diario en rublos es de solo 1 mil millones de dólares diarios, por debajo de los más de 3 mil millones de dólares por día de antes de la guerra, según CIPE.

Y luego están los crecientes costos de importación de alta tecnología occidental a través de terceros países como Turquía, Kazajstán, China y Serbia, cree Albrecht Rothacher, quien trabajó durante 30 años en la Comisión Europea.

“Las sanciones están teniendo un efecto más fuerte, particularmente el embargo de la UE sobre las compras de petróleo y productos petrolíferos rusos”, dijo Ribakova. Pero otros expertos creen que la debilidad del rublo es una señal del daño a largo plazo que la costosa guerra está causando a la economía rusa, incluyendo su creciente dependencia de China.

¿Qué papel está jugando el yuan chino?

“China utiliza a Rusia como una nueva colonia de materias primas sobre la que puede imponer precios de descuento a un proveedor cautivo, desperdiciando los activos menguantes [de Rusia] de manera improductiva en una guerra de desgaste imposible de ganar”, explica Rothacher.

En enero, Rusia comenzó a vender sus crecientes reservas de la moneda china. “Ha habido un movimiento sustancial hacia el uso del yuan, que ahora representa más del 30 por ciento de las transacciones en el mercado local de divisas, pero el yuan no es una moneda totalmente convertible y sus instrumentos no son tan líquidos como el dólar y el euro, por lo que la transición al yuan aún es lenta”, dijo Ribakova. “Por el momento, las monedas del G7 dominan el comercio internacional”, coincidió Hontz.

¿Qué pasará en los próximos meses?

“Es muy probable que la tendencia a la baja del rublo desde mediados de enero haya terminado”, dijo sin embargo a DW Alexei Antonov, del sitio web de inversiones Alor Broker. “Esperamos un fortalecimiento gradual de la moneda rusa”, indicó.

En cambio, el economista Harutyunyan Alexander, de la compañía de inversiones Russ Invest, cree que “el rublo bien puede seguir cayendo, en ausencia de intervenciones, con la perspectiva de alcanzar el rango de 84,5-86,5 rublos por dólar en las próximas semanas”.

DW