Opinión

«¿ Por què comprar lo de afuera ? si aquì hay calidad «

Tres ciudadanos apuestan por el cambio de matriz productiva con su marca ‘UeYa’. Ecuador se ha convertido en un país de alternativas y emprendimientos. Fue así como lo percibieron Luz María León Vinueza, su hermana y su esposo. Ellos, quienes viven en el suburbio de Guayaquil, decidieron apostar por producir. Se trata de zapatillas y ropa bajo la marca UeYa.
 
 
La planta baja de la casa familiar se convirtió en un taller y una tienda tipo boutique, en donde promocionan sus productos. El local está en el suburbio, en la calle 34, entre Portete y Venezuela.
 
La ubicación no es un impedimento para dejar una ‘Ueya’ con sus productos. Este grupo está compuesto por una abogada, un publicista y una enfermera. La última es quien se dedica a atender el almacén, que abre a las 08:00 y cierra a las 20:00.
 
 
La propuesta de los emprendedores es que cada persona pueda optar por un modelo único de sandalias. “Queremos que la gente diga qué colores, texturas y formas quiere, no tenemos por qué usar lo mismo todos”, explicó Luz María. La marca está registrada pero el trámite aún demora, dice. La familia elaboraba sandalias hace 15 años, pero vendieron las máquinas y cada uno tomó su rumbo. Narcisa León es la otra integrante del trío de emprendedores.
 
 
Ahora los microempresarios tienen un plus, a más de la experiencia: una de las hijas de Luz María es diseñadora y su esposo publicista, lo que da al negocio un valor agregado adicional. Luz María comenta que el negocio no nació tan improvisado porque realizó varios cursos de manejo empresarial, entre ellos uno que recibió en el Servicio Ecuatoriano de Capacitación Profesional (Secap). Una de las enseñanzas que no olvida es que para empezar un negocio no es bueno endeudarse. Por eso, la inversión que realizaron proviene de los ahorros de los tres. Narcisa cuenta que las circunstancias fueron propicias para invertir.
 
 
“Yo estaba pagando para comprarme una casa, pero al momento de aplicar al crédito no pude acceder y decidí destinar ese dinero al emprendimiento”. Todos han sumado y contabilizan una inversión de $ 5.000 hasta el momento.
 
Pero las aspiraciones son de crecer y posicionar la marca ‘UeYa’. Por ahora compran las plantillas con diseños para niños, pero esperan a corto plazo elaborarlas ellos mismos, así abaratarían costos y mejorarían la competitividad. Las hermanas resaltan que el producto que venden puede comercializarse sin problemas en cualquier almacén grande, una prueba de ello es que estuvieron en conversaciones con Super Éxito.
 
 
“Ellos querían muchas zapatillas, pero el margen de ganancia era pequeño, por eso decidimos emprender el camino solos”, dijo Luz María. El sueño de estos emprendedores es que la marca ‘Ueya’ sea reconocida; tenemos la calidad necesaria, dijo Narcisa. Los primeros clientes fueron amigos de la familia y poco a poco han crecido. “Vienen a comprar de todas partes de la ciudad. Por eso decidieron hacer un esfuerzo y como las personas vienen decidimos que lo correcto era tener un local en donde recibirlos porque antes los atendían en la sala de la casa.
 
 
Luz María está dispuesta a recibir a las personas a la hora que puedan, sabe que el éxito de un negocio es un buen servicio y por eso se empeña en que sus clientes se sientan a gusto. Ella fue enfermera por 10 años, pero el enfrentarse a la muerte de varias personas con las que estaba en contacto hizo que se desencantara de la profesión y por eso desde el mes pasado está de lleno en el local.
 
“Ver el sufrimiento de las personas me afectó mucho, uno llega a deprimirse con la desgracia ajena, por eso decidí dejar la enfermería y concentrarme en este negocio que me da ánimo”, recalca entusiasmada. Para que el servicio sea completo optaron por también incursionar en la confección de ropa. Contratan costureras, que por lo general cosen en sus casas, para que elaboren las prendas.
 
 
“Les damos los modelos y las telas para que confeccionen la ropa que también lleva nuestra marca, así damos trabajo a otras personas. Según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en Guayaquil existen 81.598 microempresas que se encuentran categorizadas en el rango de hasta 9 trabajadores cuyos ingresos no superan los $100.000.
 
La mayoría de las microempresas locales se dedican al comercio, seguido por el servicio y por último la manufactura, lo cual certifica que Ecuador es un país más importador que productor.
 
 

Las hermanas dicen que ellas aportan para el cambio de la matriz productiva. “Por qué comprar lo de afuera, si aquí hay artículos de calidad”, dice orgullosa Luz María, mientras arregla el mostrador de las sandalias. (I) DATOS En ‘UeYa’ trabajan con el Régimen Simplificado (Rise), esto quiere decir que aportan una tarifa fija por concepto de impuestos.

El sistema está vigente desde el 1 de agosto de 2008. La inscripción puede hacerse en cualquier oficina del SRI o a través de brigadas móviles. En internet puede hacerse un registro previo que debe validarse en una ventanilla de la entidad. Entre las prohibiciones está el tener ingresos mayores a $ 60.000.

Por:  Diario EL TELÉGRAFO