Economía

Por cada hora sin luz, el sector comercial puede perder USD 20 millones, según gremios

La Federación de Cámaras de Comercio pide al Gobierno claridad sobre el estado del sector eléctrico y mejor planificación sobre los cortes de luz.

El presidente de la Federación Nacional de Cámaras de Comercio del Ecuador, Miguel Ángel González, dijo este 18 de abril de 2024 que las pérdidas para el sector comercial por los cortes de luz se estiman en alrededor de USD 20 millones por cada hora que se deje de laborar por falta de energía.

Lo anterior se estima tomando en cuenta que el sector proyectaba ingresos por ventas en abril por USD 15.000 millones a escala nacional, lo que representa cerca de USD 500 millones por día. «Es un golpe duro, queremos ser parte de la solución, para que el impacto sea el menor posible», dijo González a medios de comunicación en Guayaquil.

El también presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano dijo que, como sector productivo, deben buscar la manera de que las empresas no se paralicen.

Por ello, los gremios han pedido claridad al Gobierno sobre el estado real del sector eléctrico, así como un cronograma claro sobre los cortes, que les permita programarse de manera adecuada.

«No puede ser de imprevisto. Es importante la planificación para enfrentar esto de la mejor manera posible», recalca González.

Cadena del camarón afectada

Por su parte, la Cámara Nacional de Acuacultura advirtió el 16 de abril que la interrupción del suministro de electricidad tiene repercusiones significativas en toda la cadena de producción de camarón, desde la crianza hasta el procesamiento y la exportación.

«La falta de energía en las fincas camaroneras afecta el bombeo del agua, lo que pone en riesgo las condiciones de oxígeno y la supervivencia del camarón», explicó el gremio en un comunicado.

Los fabricantes de alimentos para camarón también están siendo perjudicados, puesto que su producción depende de la energía eléctrica. De igual manera, dice la Cámara, sucede con las empacadoras que requieren procesar y congelar el camarón a -18 °C, lo cual demanda considerables volúmenes de electricidad.

«Este proceso es esencial para preservar la calidad del producto y cumplir con los estándares de seguridad alimentaria», añade el gremio. No obstante, la Cámara aclara que el impacto de los racionamientos eléctricos «solo podrá ser calculado en su real magnitud al término de la medida».

Fuente:  PRIMICIAS