Opinión

POLITICAS PRODUCTIVAS DE ALIMENTOS PROTEICOS EN ECUADOR

POR: ING. AGR. MSc. JAIME FLORES MACIAS/ Guayaquil

Ecuador era un considerable productor de arveja y lenteja hasta hace 20 años, cuando se iniciaron las importaciones por parte de grupos privilegiados (que continúan importando), pues el producto era subsidiado en algunos países productores. El INIAP realizaba investigación y producía semilla registrada de algunas variedades de arveja verde y rosada, así como de lenteja tipo nacional. Como no hubo una política de protección al agricultor nacional, poco a poco se fueron perdiendo considerables superficies de estas dos importantes leguminosas. En especial en las provincias Bolívar, Cañar, Azuay Chimborazo e Imbabura.

En la actualidad las superficies de siembra en el 2021 para arveja seca son 1202 hectáreas con 424 toneladas métricas de producción. Arveja tierna 5.662 has. con 17.257 5tm de producción.

Las importaciones de arveja seca fueron de 3.783 Tm. por un valor de USD 2.4 millones y congelada de 335 Tm. por un valor aproximadamente de USD 300.000.

Lenteja tiene una superficie de apenas 305 hectáreas con 82 Tm de producción. Sin embargo, las importaciones de lenteja en el 2020 fueron de 31.043 Tm., por un valor de USD 30.5 millones. Las importaciones en el 2021 fueron de 22.588 Tm. por un monto de USD 19.6 millones.

La superficie sembrada de frejol seco 29.539 hectáreas con 17.717 Tm y 15290 hectáreas para tierno. Las importaciones de fréjol fueron de 6.605 Tm por un valor de USD 3.6 millones.

Las importaciones de garbanzo fueron de 608 Tm por un valor de USD 742.000.

Pongo en consideración los beneficios que USD 38 millones anuales producirían, si en lugar de comprar a los agricultores extranjeros, compraríamos arveja, lenteja, garbanzo y frejol a nuestros agricultores ecuatorianos, aún más considerando que son cultivos de pequeños productores.

El consumo aparente de leguminosas de grano en nuestro país es sumamente bajo. Entre arveja, frejol y lenteja secos es de 1.7 kilos por persona por año. En Colombia solamente el consumo de fréjol es de 3.9 kilos por persona, por año.

Es interesante anotar que la presencia de la inmigración venezolana a nuestro país (calculada oficialmente alrededor de 600.000 personas), ha generado un incremento de consumo de frejol caraota negro, que era incipiente en nuestra canasta de alimentos.

La producción de quinua en el Ecuador en el 2021 fue de 2.146 toneladas métricas de las cuales fueron exportadas 1.422 tm. Sin embargo, fueron importadas 58 tm. desde Perú? El consumo aparente de quinua es apenas de 0.043 kilos por persona al año.

La producción de chocho no está registrada en las estadísticas, por lo cual el consumo aparente sería menor que el de la quinua.

Otra fuente de proteína son los hongos. El contenido proteico de los hongos oscila entre 15 y 35% de peso seco, dependiendo de las especies, de las variedades y de la etapa de desarrollo del cuerpo fructífero. El champiñón, a diferencia del resto de hortalizas, contiene todos los aminoácidos esenciales, que son aquellos que el cuerpo humano no puede generar por sí solo y tiene que ingerirlos con la dieta. La

composición en aminoácidos de las proteínas de los hongos es comparable a la proteína animal. Los hongos son, en general, bajos en grasa (menos del 5% en peso seco). El ecuatoriano no consume hongos sino en un nivel educacional diferente, pues además solamente se ofrece en las cadenas grandes de supermercados. En el sector rural no hay consumo de este importante alimento.

Podemos concluir que, por falta de cultura alimenticia y programas de capacitación nutricional, en Ecuador crecen los niveles de desnutrición, agravada por el alto índice de desempleo y empleo no adecuado que restringe la compra de alimentos.

Es urgente una política conjunta de los Ministerios del área social con el Ministerio de Agricultura, para establecer un programa productivo y promocional nutricional. Capacitar a los ecuatorianos, (a las nuevas generaciones), sobre la preparación de alimentos proteicos de origen animal y vegetal, con balance nutricional y promover el cultivo local y consumo como las leguminosas y otros alimentos de gran valor proteínico.

Productos como la quinua, chocho, arveja, lenteja, frejol, habas, gandul, zarandaja, garbanzo, maní, choclo, cereales completos, hongos y las hortalizas que se producen todo el año en nuestro país. Retomar las ancestrales costumbres de alimentarse con colada de leguminosas, mote, tostado, yuca, camote, plátano y banano verdes de rechazo.

Las proyecciones de algunos organismos internacionales como FAO, Banco Mundial, de una posible escases de alimentos en el mundo, en especial en ciertos países en desarrollo (entre los cuales no se encuentra Ecuador ventajosamente), debe llevarnos a una reflexión de establecer políticas agropecuarias coherentes, favorecer la producción nacional con prácticas modernas y herramientas como la agricultura de precisión y sistemas de comercialización adecuados a nuestra realidad.