Opinión

Pólit dinamitó a la Revolución ciudadana

Raúl Hidalgo Zambrano/Guayaquil

 

Carlos Pólit, al ser sentenciado por la justicia estadounidense, pulverizó la idea de persecución política proclamada insistentemente por el sentenciado expresidente Rafael Correa y muchos miembros y ciegos seguidores de la Revolución ciudadana. En el proceso, algunos testigos presentados en su contra nombraron al convicto exvicepresidente Jorge Glas de haber recibido sobornos y, también, trituró la idea que exclamaban al viento, sobre su inocencia. Lograron el presidente mexicano Manuel López Obrador.

El sistema de justicia de los EE. UU. dio un claro ejemplo al mundo, la región y Ecuador, de cómo se conduce y gestiona la justicia, declarando al excontralor del Ecuador, Carlos Pólit, culpable de los seis delitos cometidos en su territorio. Acordó con algunos testigos para que digan la verdad a cambio de no procesarlos o disminuir sus penas si son condenados.

El sistema de justicia del Ecuador quedó al descubierto, pues, no pudo alcanzar a Pólit y otros fugados al exterior, principalmente a México, por incompetencia, injerencia política o compraventa de consciencias por dinero, favores o miedo al poder político asociado con organizaciones criminales.

Al presidente de los Estados Unidos Mexicanos (México), Manuel López Obrador, Pólit le pateó la escalera que está escalando en la crisis diplomática con Ecuador, ocasionada por defender al convicto de Glas. Dejó la imagen en la opinión pública internacional de que México protege a delincuentes bajo el membrete de perseguidos políticos, otorgándoles asilo político a procesados y condenados por delitos comunes.

La crisis diplomática Ecuador-México, iniciada por el presidente mexicano al inmiscuirse en asuntos soberanos de Ecuador, produjo la reacción del presidente ecuatoriano de capturar a Jorge Glas, dentro la embajada mexicana en Quito. Esta crisis ha escalado a la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas (CIJ), que este 30 de abril ha citado a las partes para analizar y buscar soluciones. Esperemos que los diplomáticos ecuatorianos salgan victoriosos.

Carlos Pólit al ser sentenciado por la corte de justicia de los EE. UU., desintegró la falsa idea de inocencia que permanentemente sostenía el expresidente Rafael Correa y sus acólitos, estos no deberían integrar ningún movimiento político; la justicia estadounidense encontró las pruebas de los delitos, ratificadas por los testigos; la justicia ecuatoriana fue burlada muchas veces, ahora tiene la oportunidad de reivindicarse; el presidente mexicano Manuel López Obrador se inmiscuyó en la soberanía del Ecuador iniciando una crisis diplomática y todo por defender un convicto, no progresista.

Esperemos que el gobierno ecuatoriano haya desplegado un grupo diplomático, junto a profesionales en derecho internacional, para presentar nuestros argumentos en la Corte Internacional de Justicia, este 30 de abril, con el fin de resolver la crisis diplomática que vivimos los pueblos de Ecuador y México, unidos por el idioma y una historia de hermandad.

¡Fuerza y entereza comisión diplomática que nos defenderá en la CIJ!