Internacional

Policía francesa pone fin a toma rehenes tras abatir atacantes semanario Charlie Hebdo

Las muertes de inocentes por tercer día consecutivo amenazan con elevar la desconfianza hacia los inmigrantes tanto en el país como en otras naciones occidentales.

PARÍS/DAMMARTIN-EN-GOELE.  Los dos hermanos sospechosos de un sangriento ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo fueron abatidos el viernes en una operación de la policía francesa en la imprenta donde se habían atrincherado, mientras que otra toma de rehenes en París terminó con cuatro de las personas retenidas muertas.

El violento final a dos tomas de rehenes simultáneas – una en una localidad al noreste de París y otra en el este de la capital – se dio tras un operativo policial de una escala sin precedentes en Francia para terminar con su mayor amenaza a la seguridad nacional en décadas.

Funcionarios dijeron que los hermanos Said y Cherif Kouachi murieron cuando las fuerzas antiterroristas entraron en una imprenta en la pequeña localidad de Dammartin-en-Goele, al noreste de París, donde los principales sospechosos de la masacre del miércoles se habían estado escondiendo. El rehén fue liberado, dijo un oficial de policía.

En el operativo se produjeron tiroteos y varias explosiones, que fueron seguidos por silencio mientras el humo se elevaba sobre la imprenta. En medio de una densa niebla, un helicóptero se posó en el techo del lugar, poniendo fin al operativo.

Una fuente del Gobierno dijo que los hermanos salieron del edificio y abrieron fuego contra la policía antes de ser abatidos.

Minutos después, la policía puso fin a otra toma de rehenes en un supermercado judío en el este de París. Una fuente policial dijo que al menos cuatro de los rehenes en el local Kosher murieron. Se cree que este atacante tenía vínculos con el mismo grupo islamista de los dos hermanos que atacaron el semanario el miércoles.

El presidente francés, Francos Hollande, describió el incidente en el supermercado kosher como un acto “antisemita”.

La televisión local mostró imágenes de policías fuertemente armados en las afueras de los dos accesos al supermercado de alimentos especiales para la comunidad judía. El ataque de las fuerzas especiales comenzó con un tiroteo y una fuerte explosión en la puerta, luego de la cual varios rehenes escaparon.

Autoridades francesa movilizaron a casi 90.000 efectivos desde el ataque del miércoles a Charlie Hebdo, un semanario que ha estado en el centro de la polémica por años debido a sus controvertidas burlas al Islam y otras religiones.

Los atacantes tienen poco más de 30 años y ya se encontraban bajo vigilancia policial. Uno de ellos estuvo en prisión durante 18 meses por tratar de viajar a Irak hace una década para combatir como parte de una célula islamista. La policía los describió como sujetos “armados y peligrosos”.

Fuentes del Gobierno de Estados Unidos dijeron que los hermanos Kouachi estaban listados en dos bases de datos de seguridad estadounidenses.

Una fuente de inteligencia yemení dijo a Reuters que uno de los dos sospechosos, hijos nacidos en Francia de padres argelinos, estuvo varios meses en Yemen en 2011 para realizar estudios religiosos.

(Reuters/La Nación)