Actualidad

Policía fortalece operativos en colegios para evitar la venta de droga en Guayaquil

Los agentes, de manera rápida y ordenada, revisaron a los vendedores autónomos que se encontraban expendiendo víveres afuera de la puerta principal.

GUAYAQUIL. Con el objetivo de evitar que los alumnos de los planteles educativos ubicados en Guayaquil, Durán y Samborondón (Zona 8), sean abordados por microtraficantes al ingreso y salida de sus clases, la Policía Nacional, puso en marcha un nuevo plan estratégico a través de los operativos ‘Impacto’.

Para ello, los agentes, de forma rápida y ordenada iniciaron la intervención en los alrededores del Colegio Fiscal Mixto Camilo Destruge, situado en las calles Octava y Emelec, centro de la ciudad. Allí revisaron a los vendedores autónomos que se encontraban expendiendo víveres afuera de la puerta principal del establecimiento educativo, que colaboraron sin protestar. Asimismo, se requisó a los motociclistas que tenían sus automotores parqueados en las cercanías del colegio solicitándoles, además, sus documentos de identidad.

Cabe señalar que en el operativo estuvieron presentes Julio César Quiñonez, gobernador del Guayas; la coronel Tannya Varela, comandante de la Zona 8; personal de la Policía Judicial; representantes de la Dirección Nacional de Policía Especializada para Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen); miembros de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO); y personal del Servicio Urbano y Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

“Previo a cada uno de estos procedimientos existen trabajos realizados por la Policía de Inteligencia, que se encarga de reconocer dónde se concentran los microtraficantes, en qué horarios y sus identidades. Como resultado de estas labores habremos, en pocos días, recuperado estos espacios públicos, dando tranquilidad a nuestros ciudadanos”, aseguró el gobernador del Guayas.

Mientras que Carmen Becerra, madre de una estudiante que fue testigo del procedimiento señaló que “hacía falta que las autoridades ejecuten este tipo de acciones contundentes, así los expendedores de alcaloides se alejan y no hacen daño a nuestros hijos” y felicitó la labor de los gendarmes.

Concluida la intervención en el primer punto, los uniformados se trasladaron a las calles Alfredo Valenzuela y Camilo Destruge, donde está localizada la escuela fiscal mixta Rosa Borja de Icaza, donde se realizó similar acción.

“Queremos crear rutas seguras para los estudiantes para que ellos puedan caminar sin temor a ser amedrentados por delincuentes y comerciantes de marihuana, heroína y cocaína. Buscamos que los alumnos puedan gozar de una convivencia social pacífica” informó la coronel Varela. (VCV/Min. Interior/La Nación)