Opinión

PODRÍA SER EL COMIENZO DEL FIN.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil
antonioxaguirre@gmail.com

Con el rechazo de la Asamblea Nacional al veto del Poder Ejecutivo sobre la ley del Uso Legítimo de la Fuerza, se terminaron las actuaciones Armadas de las Fuerzas del Orden con armas letales, incluyendo canes amaestrado y la caballería que solamente podrán actuar en circunstancias determinadas y específicas, desde ahora en adelante solo podrán utilizar en los patrullajes a pie y en vehículos gases disuasivo, toletes, sables, cachiporras y bejucos.

Es un claro propósito de fomentar la delincuencia organizada en todas sus formas, incluyendo el narcotráfico que ellos también usan con mayor frecuencia armas letales de dudosa tenencia e incorporación al mundo del hampa, en estos casos no se manifiestan los todopoderosos defensores de los Derechos Humanos, peor los » Honorables” legisladores.

El primero en salir en defensa del poder Ejecutivo fue el ministro del Interior, General Patricio Carrillo Rosero, quién sugiere reglamentar las disposiciones de la mayoría contradictoria a los intereses del país.

Haber logrado 96 votos la mayoría opositora los pone en posición muy cercana para intentar otra posible descalificación del presidente de la República y que sea reemplazado por quién la Constitución indique.