Opinión

Podredumbre total.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil.

Si ya es asqueroso que haya corrupción en el sector público, lo es en sumo grado y abominable, que médicos que juraron salvar y proteger la vida de los seres humanos, se presten para aprovecharse económicamente en las compras de medicinas, equipos médicos, honorarios y cirugías falsas o jamás practicadas, etcétera…

Estos médicos criminales y pervertidos deberían por lo menos ser sentenciados con cadena perpetua y trabajos forzados.

La verdad es que sí la cabeza de ese cuerpo denominado el Gobierno, se encuentra enfermo, ciego, apesta a podredumbre y corrupción, no esperemos que las demás partes del cuerpo se encuentren sanas, todo lo contrario, hay una metástasis de podredumbre en todo el gobierno y sus extremidades…

Semper Fi.