Opinión

PODEROSO CABALLERO…

POR DR. ERNESTO VERNAZA TRUJILLO/Guayaquil

Un periodista enviado a Catar, con la malicia impropia para una entrevista de farándula, increpó a un músico haber aceptado por dinero ofrecer sus servicios en un país donde se explotan a los trabajadores, a lo que éste contestó, vine por la misma razón que usted; ¿acaso no le pagan por lo que está haciendo aquí?

Es verdad, migrantes procedentes de Bangladesh, India y Nepal laboraron en las instalaciones deportivas y fueron explotados. No podían cambiar de trabajo, salir del país y esperaban meses para cobrar sus salarios. Se estima que la cifra de fallecidos en la construcción de los estadios podría superar 6.500 desde que Catar fue elegido país sede de la Copa del Mundo.

Esta misma gente que se indigna por la explotación actual en la construcción de estadios, celebra y se maravilla de las pirámides de Egipto que usaron esclavos durante treinta años, o se asombran al ver el Taj Mahal en India cuya construcción duró 22 años, en honor de la esposa favorita del emperador musulmán Jahan, quien murió en el parto de su decimocuarto hijo, también se fascinan al ver el canal de Panamá. Todas estas obras costaron muchas vidas humanas.

El grave error es considerar a la FIFA un ente ético, de principios, y moralmente correcto. Cuando se conoció la investigación denominada FIFA Gate supimos de sobornos que superaron los 150 millones de dólares, comprobándose que el ecuatoriano Luis Chiriboga recibió su tajada por la cual fue enjuiciado, declarado culpable y condenado a 6 años de prisión. Los derechos humanos jamás estuvieron en consideración de los dirigentes, sino sus ambiciones personales.

La única razón por la que se otorgó a Catar el mundial 2022 es igual al motivo por el cual se firmó con China la venta del petróleo ecuatoriano; por corrupción, por dinero, por llenarse los dirigentes los bolsillos de plata mal habida. La FIFA es tan corrupta como la asamblea nacional, que ya es bastante.

No es la fe, es el dinero que mueve montañas. Y lo que Catar hizo de la FIFA, el correismo lo ha hecho con los jueces y fiscales. Han logrado con dinero, se tengan sin resolver muchos casos de corrupción. ¿Alguien puede pensar que esta impunidad rampante es gratis? 35 juicios contra Correa no despachan la fiscalía, algunos tienen más de diez años.

Glas fue sentenciado a prisión y a devolver el dinero robado, las dos condenas íntimamente relacionadas debían de cumplirse para poder beneficiarse de la prelibertad, el dinero en lugar de restituirlo al estado, prefirió desviarlo a quien usted y yo pensamos.

Francisco de Quevedo pareciera referirse a nuestros políticos cuando dijo: “él rompe recatos y ablanda al juez más severo, poderoso caballero… es don dinero”

“Yo al oro me humillo: Él es mi amante y mi amado, pues de puro enamorado, hace todo cuanto quiero, poderoso caballero… es don dinero”