Opinión

Podemos ir por el mismo camino

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

Se han puesto a pensar en la cantidad de militantes del movimiento guerrillero nacional Alfaro Vive Carajo ( AVC) que han ocupado puestos importantes en la administración del gobierno de la revolución ciudadana, calculo que muchas decenas , tenemos personajes de todos los niveles desde Ministros de Estado, hasta adiestradores guerrilleros, motivadores y agitadores políticos etc.etc.

Lo mismo ocurre en Venezuela en que casi la totalidad del aparato público del Estado está copado por ultra izquierdistas, milicianos y traficantes que han destruido y saqueado sin control la que fue la Republica más próspera de Sur América, su diabólico paso arrasó todo lo que encontró por delante y no ha respetado a nada ni a nadie y solamente subsisten los dirigentes y sus allegados que se han enriquecido por la corrupción reinante.

Su último acto de desafío a la Asamblea Nacional es haber nombrado a un ex oficial de policía perteneciente al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) como Presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se trata de un ex condenado por un asesinato que luego de estar preso dos años consiguió un beneficio procesal y se reincorporó al cuerpo policial, también fue funcionario en la época de Chávez, se comenta que pertenece a la banda de “los enanos “, que supuestamente trafica influencias en el sistema judicial en casos de corrupción.

Como el gobierno del impresentable Nicolás Maduro decidió que no tiene que rendirle cuentas a la Asamblea opositora, según él tiene que rendir cuentas al Tribunal Supremo de Justicia presidido en este momento por un descalificado ex condenado por un crimen y conocido traficante de influencias en la justicia .

Pobre país, pobre democracia, pensemos que con el continuismo podríamos ir por el mismo camino que la indefensa, violada y maltratada Venezuela, la cuna del Libertador hoy sometida al socialismo comunista del siglo XXI.

Recapacita sobre lo que nos puede pasar, no te dejes engañar por los charlatanes que ofrecen lo que no pueden cumplir.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.