Actualidad

Pobladores de Matilde Esther, Santa Rosa de Agua Clara y La Esperanza Alta saben que son de Guayas

Tras reunión con el Prefecto se conforma comisión para coordinar acciones en zonas en controversia. Jairala pide garantías a la gobernación para ingresar con obras a Santa Rosa de Agua Clara

GUAYAQUIL. El prefecto Jimmy Jairala se reunió la mañana de hoy con dirigentes de Matilde Esther, Santa Rosa de Agua Clara y La Esperanza Alta. Las zonas están aún pendientes de resolución de controversias de límites, pero entre sus pobladores hay un claro sentido de pertenencia hacia Bucay y Guayas.

En la reunión estuvo también Cristina Nivelo, en representación del gobernador Julio César Quiñónez; el presidente de la Comisión de Límites, Xavier Sandoval; directores departamentales de la Prefectura del Guayas; el concejal de Bucay y delegado de la Alcaldía, Lorens Olsen, entre otros.

Al inicio del encuentro, Sandoval explicó el estado de la controversia una vez que terminó el plazo que dio la Ley de Límites. El Gobierno Provincial argumentó la Resolución Institucional en la controversia con Los Ríos por Matilde Esther; y con Bolívar, por Santa Rosa de Agua Clara y La Esperanza Alta, “para que el Presidente de la República resuelva reconocer los derechos territoriales de la provincia… Son parte del cantón Bucay, de la provincia del Guayas”, dijo el jurista en medio del aplauso sonoro de los concurrentes.

Incluso, Sandoval mencionó que se encontraron los hitos que están en la montaña y que fueron impuestos en1966, para delimitar a Santa Rosa de Agua Clara y La Esperanza Alta, que “evidencian que esos territorios son parte del Guayas… Hay suficiente sustentos históricos y jurídicos”.

Para afianzar la posición institucional, Jairala agregó: “No estamos en la línea de plantear consultas porque son territorios del Guayas. Pero esa es una potestad que esperamos que de ella no haga uso el presidente de la República”.

A partir de ese momento, las voces fueron a favor de pertenecer a Guayas. La posición firme del Frente Cívico de Bucay es un no rotundo a la posibilidad de una consulta popular. Y ese grito retumbó en el auditorio de la Prefectura que acogió el encuentro. Gabriela Galárraga, de Santa Rosa de Agua Clara, por ejemplo, destacó que, por primera vez, una administración de la Prefectura atenderá con obras a ese sector, cuyo principal ingreso proviene del turismo. “No queremos consulta popular porque nosotros estamos conscientes de que somos un pueblo guayasense”.

El ex alcalde y presidente del Frente Cívico de Bucay, Eliecer Rodríguez, destacó que Jairala es el prefecto que más se ha preocupado por la provincia del Guayas; mientras que Enrique Estrada, de Matilde Esther, dijo que el ejecutivo guayasense es el único que ha defendido los derechos del Guayas.

En respuesta, el prefecto Jairala ratificó el compromiso institucional de trabajar en las zonas en controversia. En ese sentido, explicó que el lunes pasado tuvo una reunión con el gobernador Quiñónez y la segunda vicepresidenta de la Asamblea, Marcela Aguiñaga, para articular acciones del gobierno con la Prefectura. Entre ellas mencionó la presencia de brigadas de cedulación.

Jairala aprovechó para pedir a Nivelo que la Gobernación  y la Policía den las garantías para que la Prefectura pueda ingresar con maquinaria y obras a Santa Rosa de Agua Clara. El antecedente es que ya anteriormente la Prefectura intentó llevar obra social y construir un polideportivo, pero un grupo de moradores lo impidió. El llamado se extendió al comité de moradores pro Guayas.

Además, Bolívar Vallejo denunció supuestos atropellos por parte de policías y gente pro Bolívar que les han impedido reunirse a los miembros del Frente Cívico en Santa Rosa de Agua Clara. Jairala se hizo eco de este pronunciamiento y recordó que la Policía tiene el carácter de nacional.

Ante esa situación, Nivelo invocó al diálogo para estrechar los lazos con la comunidad y la Policía. “Ese es el compromiso; también el accionar con las distintas instancias del Ejecutivo y con todo lo que se necesite dentro del territorio”.

Al final del encuentro, Jairala creó una comisión que canalice las obras para las zonas en controversia. Las primeras acciones irán encaminadas en el área médica: clínicas móviles, brigadas médicas, de control de diabetes y de fumigación.

A ello se suma la presencia de maquinaria en Bucay. “Seguimos trabajando en esa comunidad, jamás la hemos abandonado”. El cronograma de trabajo será acordado por la comisión, pero Jairala garantizó que el equipo caminero se mantendrá en la zona y planteó que los obreros hagan base en el cantón. (Prefectura del Guayas/La Nación)