Actualidad

PMA destaca que preparación para El Niño ha servido tras terremoto de Ecuador

Así, cuando la tierra tembló el pasado 16 de abril causando la muerte de más de seiscientas personas, el PMA ya había activado las contrataciones con dichas cadenas en caso de emergencia.

ROMA.  El Programa Mundial de Alimentos (PMA) destacó hoy que la preparación para el fenómeno meteorológico de El Niño ha permitido dar una respuesta «más rápida y barata» a la emergencia causada por el reciente terremoto en Ecuador.

El director regional de esta agencia de la ONU para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto, señaló a Efe en una visita a Roma que en los últimos meses habían orientado su respuesta a situaciones de desastres relacionadas con El Niño mediante cupones y contratos con supermercados para suministrar alimentos en el país.

Así, cuando la tierra tembló el pasado 16 de abril causando la muerte de más de seiscientas personas, el PMA ya había activado las contrataciones con dichas cadenas en caso de emergencia.

«Hemos ganado dos o tres semanas en términos de respuesta, hemos evitado traer alimentos y estamos privilegiando el mercado local, comprando directamente a estos establecimientos, y diversificando la canasta porque ya no llevamos solo arroz, frijol o maíz», explicó.

Aunque en un principio la organización comenzó llevando las cestas de los supermercados a los damnificados de las localidades de Manta y Portoviejo, Barreto afirmó que la idea es que los ciudadanos puedan ir ellos mismos a comprar con cupones y elegir los alimentos dentro de una selección de productos.

En otras zonas como Pedernales, donde no hay supermercados, dijo que están llevando los alimentos desde establecimientos fuera de la zona afectada.

En conversación telefónica, la representante del PMA en Ecuador, Kyungnan Park, subrayó el trabajo previo con el Gobierno para atender a la población afectada por El Niño.

«Bajo ese esquema empezó la modalidad de asistencia alimentaria a los afectados por el terremoto», apuntó Park, para quien fue «mucho más fácil» utilizar las relaciones que ya habían creado y adaptarse a las necesidades humanitarias del momento.

Hace unos días el PMA inició una operación de emergencia para ampliar la ayuda a 260.000 personas vulnerables y gravemente afectadas por el terremoto durante tres meses, por un costo de 34 millones de dólares.

Barreto dijo que los mecanismos de preparación para emergencias incluyen transferencias electrónicas y entregas de dinero en efectivo y cupones, unas modalidades de ayuda que suman ya casi el 40 % de la respuesta del PMA en toda la región.

Esas formas de preparación ante emergencias -también aplicadas tras las últimas inundaciones en Paraguay y la sequía en Honduras, El Salvador y Guatemala- «han permitido que los Estados tengan mayor capacidad de respuesta», remarcó el director regional.

Para Barreto, si en una emergencia súbita como un terremoto la ayuda se entrega para salvar vidas y complementar carencias como el albergue, el agua y la comida, posteriormente se necesita la inversión pública en las zonas vulnerables.

En el caso del Corredor Seco de América Central, el responsable añadió que igualmente han transferido dinero o cupones a la población, condicionándolo a actividades sostenibles que prevengan cualquier riesgo.

«A cambio les enseñamos cómo hacer granjas familiares y comunales, diversificar cultivos que requieran poca agua, manejar pozos del agua que pueda dar la lluvia, variar la dieta y vender el excedente en el mercado», indicó. (Efe/ La Nación)