Ciencia

Plantas biológicas de tratamiento de agua, una ventaja

Fecorsa S.A comienza a revolucionar el mercado con sus nuevas plantas de tratamiento de agua.

GUAYAQUIL. La innovación es la clave para la elaboración de las plantas de tratamiento biológicas de aguas residuales que fabrica Fecorsa Industrial y Comercial S.A, una empresa ecuatoriana dedicada a la comercialización de equipos para el sector industrial, comercial, agrícola, minero, petrolero, acuícola y de construcción.

Guillermo Molina, Gerente de Proyectos de Fecorsa y Ejecutor de las Plantas de Tratamiento, destacó que estas plantas de tratamiento de agua, en un solo paso, depuran el 80% de aguas residuales en penas en 3 minutos. Además retiran el lodo y la clarifican dejando transparente sin necesidad de filtros, sino procesos físicos, aire y químicos. “El sistema genera una micro burbuja que se adhiere a los sólidos y hace que residuos flotenen lugar de esperar que los sólidos se vayan al fondo como son los procesos tradicionales. Nuestros procesos al ser de flotación el tiempo se reduce 20 veces”, detalló Molina

El principio básico de este sistema nace en el año 1927 en Europa, donde únicamente era utilizado por las grandes empresas cartoneras, luego tras los problemas de contaminación en ese continente empezaron con sistemas de depuración más avanzados, por eso su denominación, sistemas primarios avanzados con el propósito de depurar agua potable porque los ríos en Europa estaban completamente contaminados.

“Me invitaron a Quicornac a solucionar el problema de una embotelladora y se me ocurrió preguntar si tenían planta de tratamiento me dijeron sí pero no funciona, entonces cuando terminé mi recorrido de la planta envasadora fui a ver planta de tratamiento de agua, la idea que tenía realmente era de reactivar esa planta”, contó Molina.

Esa fue la primera planta que instaló era mecánica. Después de su visita, le propuso a dicha empresa poner un equipo de flotación DAF, elaborado por él. “En ese tiempo me di cuenta que por procesos físico químico funcionaba muy bien, se removía entre el 76% y el 80% de la carga hasta ahí todo bien, la parte difícil era construir una máquina acorde a las necesidades de ellos y nunca las había hecho”, lo que culminó con éxito.

Tras esta experiencia positiva, Molina continuó con la elaboración de máquinas de tratamiento de agua, comentó que desde ese entonces ha trabajado con empresas como: El Café, Tropifrutas, Álvaro Noboa además del Estado ecuatoriano en el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI).

Tiempo después decidió involucrarse en temas biológicos. “Me salí de las plantas mecánicas porque los constructores de las ciudadelas necesitaban plantas biológicas. Amagua e Interagua, que son los reguladores del sector de Guayaquil pedían plantas biológicas y no las mecánicas, porque estas requieren mayor atención, es decir, una persona que esté mirando el proceso completo”.

Hasta el momento la empresa ha instalado seis plantas ubicadas en: la Politécnica, IESS de Manta, Promarosa y otras, además de plantas biológicas en Salcedo Internacional, Valero, Construdipro y Santuario de Olón.

La construcción de estas plantas dependiendo del tamaño puede durar entre un mes y medio, pero más grandes como la que actualmente está en la Politécnica, 2 meses y medio.

Para mayor información dirigirse a: mariocampi9@hotmail.com, gmolinaju@hotmail.com o gmolina@fecorsa.com  (Cortesía Diario La Nación)