Tecnociencia

Pistas para padres separados: Tus hijos te miran

La separación, cambio de trabajo, de país, etc. aumentan la tensión de las personas.

El cambio es un disparador de pensamientos y sentimientos nada agradables. Cuando un padre decide divorciarse tiene muchos asuntos para resolver, nueva vivienda, finanzas, nuevo estilo de vida, etc. Esto aumenta y dispara sentimientos tales como rabia, tristeza, irritabilidad, inestabilidad y te dificulta tomar contacto del hecho de que tus hijos te están viendo actuar.

En momentos estos momentos difíciles, ya que se entiende que nadie se casa para divorciarse, el dolor no es buen consejero a la hora de educar hijos. Por lo tanto enunciaremos conductas parentales que son dañinas para el desarrollo emocional de los hijos y que pueden aparecer durante los conflictos de pareja.

Prestá atención de no posicionar a tu hijo de mensajero entre tú y tu ex, como por ejemplo “decile a papá que todavía no depositó la pensión alimenticia”, comunícate con él sin que se enteren tus niños.

Poné atención de no posicionar a tu hijo como rehén de los problemas de tu ex. Estás enojada por la conducta del que fue tu compañero y no permites que viaje con tus hijos pero los que más sufren son tus niños que se pierden la oportunidad de viajar . ¿Con quién realmente estás enojada?, prohibiendo la salida o viaje no resolvés tu bronca y agregás la frustración de chicos porque se pierden de disfrutar con su padre.

Las ex que siempre están preguntando sobre las actuales parejas, lugares que frecuentan, como viven. Cuando tus hijos regresan de la casa de tu ex, solo pregunta les solo como pasaron, no interrogues sobre la nueva pareja, sus gustos, modo de vivir pues es como tirar nafta sobre tu fuego interior. Lo más negativo es que tus hijos se dan cuenta de tu dolor, de tu enganche con su padre a pesar del tiempo que transcurrió. Ellos se sienten olvidados emocionalmente y captan tu interés con su padre.

Todos los hijos quieren ver a sus padres felices, no importa el estado civil, casados, solos, divorciados o con parejas del mismo sexo. Evitá preguntar sobre tu ex y menos sobre la nueva pareja.

Las mujeres tienen una marcada tendencia ante su dolor a pegarse al problema, hijos, otras personas, situaciones. Es así que los pueden posicionarse como mensajeros de mensajes que ellas debería comunicar a sus ex o rehenes pues no pudieron resolver su separación y siguen enganchadas a una relación que ya terminó.

Los hombres se despegan mas fácilmente, pero ejercen su poder por el dinero, “no le doy dinero para pagar tal curso a mi hijo porque ella vive de mí”. Págale los cursos directamente a tus hijos pero si los privás de estudio o ser miembro de determinado club y vos podes le ocasionas más dolor.

Las rabias y frustraciones tienen que permanecer en el subsistema conyugal, no proyectarlas en los hijos.
Tu hijo no es así por el divorcio, sino por las actitudes o conductas que toman los padres ante la separación. Cuando los adultos no resuelven los conflictos entre ellos, los niños pueden ser tomados como vehículos para tratar de aliviar rencores, pero les causa un intenso sufrimiento emocional, que puede ser evitable con conductas adecuadas de los progenitores.

Hay que tener presente que lo que realmente daña a los hijos no es la separación, sino la conducta de los padres.

Fuente: Eme de Mujer