Ciencia

¿Pierde cabello con el paso de los años? La culpa es de las células madre de sus folículos pilosos

La acumulación de errores en el ADN de las células madre de los folículos pilosos hace que con el tiempo perdamos el cabello

ESPAÑA. El envejecimiento es un proceso tan natural como inevitable que conlleva numerosas consecuencias, positivas –como sería la acumulación de experiencia– y negativas –caso de distintas enfermedades físicas o mentales–, para todos los seres humanos. Unas consecuencias, además, que como sucede con las estéticas, pueden ser muy aparentes. Y entre las mismas, junto con las arrugas de la piel, destaca la pérdida del cabello, más llamativa en algunos varones mayores o no tan mayores pero igualmente común a todos los humanos. Y es que, en mayor o menor medida, todas las personas perdemos cabello con el paso de los años.

Y esta pérdida del cabello, ¿a qué se debe? Pues según sugiere un estudio dirigido por investigadores de la Universidad Médica y Dental de Tokio (Japón) y publicado en la revista «Science», al envejecimiento de las células madre de los folículos pilosos, lo que provoca que los folículos no se regeneren y el pelo deje de crecer y se acabe perdiendo.

Adiós, pelo, adiós

Los seres humanos, de manera similar a como hacen todos los mamíferos con una esperanza de vida relativamente larga, acabamos perdiendo pelo. Sin embargo, el mecanismo por el que esto ocurre sigue siendo un misterio. Pero si debe haber un culpable, deben de ser las células madre los folículos pilosos –HFSC, según las iniciales en inglés–, responsables de la generación de estos folículos que producen el pelo y lo hacen crecer interrumpidamente.

Por ello, el estudio tuvo por objetivo analizar el envejecimiento de las HFSC en un modelo animal –ratones– genéticamente modificado para que perdiera el pelo de forma acelerada.

Al cabo de 18 meses, momento en el que se iniciaba la pérdida del pelo, los autores comprobaron que los folículos pilosos en la piel de los ratones habían disminuido tanto en número como en tamaño. Un resultado esperable que sólo se puede explicar por el deterioro de las HFSC. Y efectivamente, el análisis de los genes que regulan las HFSC mostró que la disminución de la cantidad de estas células madre es la culpable de que los animales perdieran pelo –y nosotros, cabello.

Como explica Hiroyuki Matsumura, director de la investigación, «la acumulación de daño en el ADN de las HFSC juega un papel fundamental en los cambios que ocurren en los folículos».

Envejecimiento celular

Con el paso del tiempo, y de manera similar a como sucede en todas las células, los errores en el ADN de las HFSC son más frecuentes, ya sea porque hay más errores de replicación o porque no acaban siendo reparados. Y la alteración de un único gen –el gen ‘COL17A1’–, responsable de la regulación de las HFSC, provoca que las propias HFSC acaben siendo eliminadas de la piel.

Como indican los autores, «en nuestro estudio, observamos que las HFSC son eliminadas en los ratones modificados genéticamente para que no expresaran el factor COL17A1».

Es más; el proceso de envejecimiento de las HFSC fue prevenido con el mantenimiento de unos niveles adecuados del factor COL17A1 en estas células madre.

Entonces, este factor COL17A1 o colágeno de tipo XVII, ¿podría ser la base para el desarrollo de un futuro crecepelo? Ni idea. Lo único que concluyen los autores es que «el estudio demuestra que COL17A1 en las HFSC dirige el programa de envejecimiento de las células madre en los folículos pilosos». (ABC/La Nación)