Economía

Petroecuador anuncia venta de gasolina de 89 y 95 octanos

La empresa estatal usará etanol para producir las gasolinas con mayor octanaje, que tendrán precios de mercado, pero que serán más económicos que la súper.

Actualmente, esta gasolina tiene 92 octanos y se comercializa a un precio referencial de USD 4,66 por galón. Su precio está liberado desde 2018; es decir, varía según el mercado.

Las gasolinas extra y ecopaís tienen 85 octanos y un precio fijo de USD 2,55 por galón, el cual está congelado por el Gobierno. En este caso, existe un subsidio para mantener sus valores.

Los conductores que usan gasolina súper han manifestado su malestar porque los precios de este combustible han incrementado, pero la calidad se ha mantenido igual. Mientras que los usuarios de los otros combustibles cuestionan la calidad del producto, que genera afectaciones a los automotores.

El octanaje es la capacidad antidetonante de la gasolina cuando se comprime dentro del motor. A mayor eficiencia de un auto se requiere de un mayor octanaje, para no afectar a su desempeño y no producir el llamado cascabeleo.

Pero el bajo octanaje no es el único problema para los conductores. A este se suma la cantidad de azufre que tienen los combustibles.

Según Petroecuador, en el caso de las gasolinas se aplica la Normativa INEN 935, la cual exige máximo 650 partes por millón (ppm) de azufre para la Extra y Ecopaís y 450 ppm para la súper. En el año 2021 se despacharon con promedios de 235 ppm, 175 ppm y 161 ppm, respectivamente, dijo la entidad.

Esto hace que la calidad de la gasolina esté conforme a la norma Euro 3. No obstante, en Europa, Estados Unidos y en otros países desarrollados se emplean combustibles que cumplen con la norma Euro 6. Esto hace que se exija menor ppm de azufre en las gasolinas y, con ello, se reduzca la contaminación y se optimice el rendimiento del vehículo.

Cedeño ha señalando que se mejorará el octanaje con la gasolina de 89 y 95 octanos. Sin embargo, en las actuales condiciones de la Refinería Esmeraldas, el contenido de azufre de las gasolinas no puede bajar más, aseguró.

 

 

El Comercio