Internacional

Petro revela el “problema” que originó la intervención de una compañía de salud

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, explicó en sus redes cuál sería una de las razones para que las autoridades de ese país ordenaran la víspera la intervención de la Entidad Promotora de Salud (EPS) Sanitas tras encontrar irregularidades e incumplimientos de la ley en la materia y con los pacientes.

En una interacción en su cuenta de X, Petro comentó una entrevista que le hizo Noticias Caracol al presidente de la organización de defensa del paciente, Francisco Castellanos, quien se refirió a la atención deficiente que brinda la EPS Sanitas lejos de los grandes centros urbanos.

El mandatario escribió que el “problema no es que una EPS atienda a la mayoría de los pacientes” sino que no le brinde atención a todos los afiliados que la necesitan “y para lo cual ha pagado el Gobierno”.

Se rompe el derecho a la salud, se pierden los recursos y puede surgir la muerte en el paciente no atendido”, agregó.

Castellanos, en la entrevista, dijo que las EPS Sanitas había prestado servicios en las ciudades principales de una manera “medianamente eficaz” pero “no se garantiza la atención en los territorios y municipios pequeños“.

¿Qué pasó con la EPS Sanitas?

En el país suramericano, los recursos públicos en el sistema sanitario son administrados por empresas privadas o EPS, a las que los trabajadores deben afiliarse y pagar un plan obligatorio. Con el control y manejo de los recursos, las EPS pagan a las Instituciones Prestadoras de Servicio de Salud (IPS), que brindan atención médica a la población.

El pasado martes, la Superintendencia Nacional de Salud ordenó la “intervención forzosa administrativa” de la EPS Sanitas, tras “conocer su situación financiera, el incumplimiento del indicador patrimonial y el creciente número de quejas de sus usuarios”, recoge un comunicado de esa institución.

La EPS Sanitas tenía, hasta diciembre pasado, deudas por 2,04 billones de pesos (unos 537.000 millones de dólares) con las IPS, lo que ponía en riesgo la prestación servicio.

Hasta octubre de 2023, según el ministro de Salud, Guillermo Alfonso Jaramillo, el Gobierno había destinado 7,8 billones de pesos (2.055 millones de dólares) a esa empresa y sin embargo, tenía pasivos que en ese momento llegaban a los 1,2 billones de pesos (316.000 millones de dólares).

Además, durante 2023 hubo 185.634 reclamos, una cifra que supera el promedio nacional, mientras que enero de 2014 ya suman 15.070 las reclamaciones. En total, esa EPS tiene 5,7 millones de afiliados.

Fuente: RT