Opinión

Petro está preparando el escenario para no entregar el poder en el 2026.

AUTOR ANONIMO

COLABORACIÓN DE LUIS GONZALEZ MORLA/SANTIAGO DE CHILE.

 

 

El rompimiento de relaciones con Israel busca debilitar la Industria Militar, que es la que surte de armamento y municiones a las Fuerzas Armadas.

El incumplimiento del contrato de mantenimiento de los helicópteros para dejar a los soldados de tierra sin apoyo aéreo es también parte del plan.

La extensión estéril de las conversaciones con los grupos armados ilegales, mientras estos copan más y más territorio ante las manos atadas de las Fuerzas Armadas, es también parte del plan.

El pago de un millón de pesos a los criminales por no delinquir es organizar sistemáticamente un ejército paralelo, lo que es también parte del plan.

El empoderamiento de las guardias indígenas es parte del plan.

El aprovechamiento de las pensiones para financiar subsidios y comprar apoyos, es parte del plan.

La quiebra de Ecopetrol y otras importantes empresas que ya están en “salmuera” provocará la crisis económica, que es parte del plan.

La aprobación de la nefasta reforma a la salud fue una muestra de cómo se puede comprar a los congresistas, lo cual es parte del plan.

La constituyente es para Petro una realidad y será el sello que asegurará su permanencia en el poder.

Para salvar a Colombia, ahora que aún estamos a tiempo, hay un solo camino.

La destitución del presidente Gustavo Francisco Petro Urrego por el camino constitucional del artículo 109.

El país debería entrar en Paro Nacional Indefinido hasta que se cumpla el juicio político y el actual presidente sea destituido.

Colombianos, marquen estas palabras premonitorias.

Si no se destituye ahora al presidente Petro, el presidente Petro no entregará el poder en el 2026 y entraremos directamente en la senda sin retorno en la que hoy se encuentra Venezuela.

Por favor, difundir.