Internacional

Peña Nieto pide unión para terminar con la discriminación de los indígenas

En la Conferencia Mundial participan líderes políticos y representantes de los distintos grupos indígenas.

NACIONES UNIDAD. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, reafirmó en la ONU el compromiso de su país con la protección de los derechos de los pueblos indígenas y pidió unión a todo el mundo para terminar con la discriminación que sufren esas comunidades.

“Tenemos que seguir trabajando juntos. La desigualdad, injusticia y discriminación en contra de los pueblos indígenas todavía lamentablemente es una realidad lacerante”, declaró Peña Nieto durante la primera sesión de la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, que se celebra hoy y mañana en Naciones Unidas.

El presidente mexicano defendió que para garantizar los derechos de los indígenas es necesario tanto reforzar la cooperación internacional como intensificar las acciones dentro de cada país.

En el caso de México, recordó que la Constitución reconoce y garantiza la libertad y autonomía de esas comunidades y su derecho a preservar sus tradiciones.

Además, explicó que el Gobierno ha puesto en marcha políticas destinadas a mejorar su calidad de vida de más de 15 millones de indígenas y para impulsar su participación y acceso a servicios como la educación, la sanidad y la justicia.

“El Gobierno de México respalda a los pueblos originarios para que alcancen un verdadero desarrollo incluyente, que mejore su ingreso y su calidad de vida sin perder su identidad cultural ni comprometer el patrimonio natural del país”, señaló.

En el ámbito internacional, Peña Nieto destacó la importancia de que la futura agenda de desarrollo global promueva los derechos indígenas y que se refuerce la participación de los representantes de esos pueblos en Naciones Unidas.

Ambos objetivos figuran en el borrador de conclusiones que la cumbre aprobará hoy, un documento que el presidente mexicano espera que sirva como “hoja de ruta” para reforzar los asuntos indígenas en la agenda internacional y para dar “un impulso renovado” a las acciones de la ONU en ese ámbito.

Según datos de la ONU, en el mundo hay unos 370 millones de personas que pertenecen a comunidades indígenas en unos 90 países.

En la mayoría de los casos esas poblaciones son extremadamente vulnerables y se encuentran con problemas para mantener el acceso a los recursos naturales y conservar sus costumbres, según Naciones Unidas. (Efe/La Nación)