Opinión

Peleas y reencuentros

Gerardo Maldonado Zeas

germaldo1@yahoo.com
Cuenca -Ecuador

Las fuerzas de Gustavo Jalkh y la del asambleA�sta de UP-AP Daniel Mendoza se unieron en contra del Consejo de ParticipaciA?n Ciudadana y Control Social transitorio. Se percibe a leguas su deseo que la larga noche de los 10 aA�os continA?e. En el fondo, Mendoza un manabita de cepa, es amigo incondicional del correismo; ahora le llegA? un amor inesperado por la institucionalidad del paA�s, y busca que la Corte Constitucional interprete el alcance de la pregunta 3 de la consulta popular cuyo contenido ordenA? al CPCCS transitorio a a�?evaluar el desempeA�o de las autoridadesa��, pudiendo anticipar la terminaciA?n de sus perA�odosa�?.

De Jalkh sabemos hace rato que no desea ser tocado. Su fuerte, el sA?per bunker creado en el Consejo de la Judicatura supone A�l sigue infranqueable e invencible. Cuando habla, parecerA�a hacer un llamado AristotA�lico a buscar las virtudes mA?s loables para alcanzar la justicia en todas las formas. Por eso uno de sus alumnos mA?s prominentes como el Juez multicompetente de Balsas Eleuterio Aguilar, declarA? la nulidad de la resoluciA?n del CPCCS transitorio de suspender los concursos que llevaba adelante. Y lo hizo como ha sido la moda de la justicia chueca, justo al inicio del feriado, mientras la poblaciA?n tenA�a cabeza solo para la algarabA�a. Un mecanismo de altA�sima desvergA?enza.

Esta historia de peleas y reencuentros entre los morenistas y correistas demuestran en el fondo su unidad incondicionalidad. Tejen con maestrA�a las tramas mA?s sorprendentes y aun estando a�?separadosa�? por el distanciamiento de sus jefes, la sangre llama y eso es todo. Se juntaron para votar en contra del pedido de LenA�n para investigar si es verdad que las FARC entregaron fondos para la primera campaA�a presidencial de AP; y, se abrazaron cuando destituyeron a Baca Mancheno, en aquella sesiA?n a la cual regresA? JosA� Serrano para ver pasar frente a su curul el cadA?ver de su enemigo. Por eso es peligroso que se fusionen con acero en estas horas en las cuales empiezan los ciudadanos de a pie a denunciar las barbaridades cometidas en muchas instituciones ahora investigadas por el CPCCS transitorio. Toda una telaraA�a larga para desentraA�ar.

El equipo de Julio CA�sar Trujillo toma decisiones por unanimidad. Tienen muchas evidencias, mA?s allA? de lo imaginable. El problema es que les va a faltar tiempo para procesar tanta denuncia a pesar de su infatigable trabajo diario. La a�?jorgaa�? que manejA? este paA�s a su antojo tiene miedo, se les ve en los rostros, por eso estA?n buscando con desesperaciA?n a la Corte Constitucional conformada por sus amigos de siempre a quienes piden en honor a los viejos tiempos, una actuaciA?n sobresaliente para salvarse.

Pero los de la Corte Constitucional tambiA�n le deben a los ecuatorianos demasiadas explicaciones. Las solicitudes de colectivos y ciudadanos pidiendo justicia por tantos atropellos de la A�poca a�?doradaa�? de Alexis Mera y sus magistrales interpretaciones sobre el derecho pA?blico, guardan reposo en los anaqueles de los cuatro edificios con los que cuentan en el paA�s. Tengan mucho cuidado, de pronto Julio CA�sar y demA?s miembros del CPCCS transitorio, en este proceso de limpieza en el cual se encuentran, de ladito les van llevando. OjalA?!

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.