Internacional

Pekín limpia su cielo para que Obama, Putin y líderes APEC no aspiren su smog

Pekín (EFE).- Vacaciones para que la población no tome el coche, ciudades enteras sin calefacción o hasta prohibiciones en el reparto de leche en camionetas son algunas de las muchas medidas que Pekín y sus alrededores han lanzado con un sólo objetivo: que los líderes de Asia-Pacífico no conozcan el infame “smog” pequinés.

La capital china acoge los días 10 y 11 de noviembre por primera vez en su historia la cumbre anual del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC), con la presencia entre otros de los presidentes de EEUU, Barack Obama, y Rusia, Vladímir Putin, lo que para Pekín supone el evento más internacional desde las Olimpiadas de 2008.

Ello ha llevado a las autoridades pequinesas a poner en marcha unas medidas de choque contra la contaminación que no se recordaban desde aquel entonces.

Por ello, muchas fábricas de Pekín, la vecina Tianjin o la provincia de Hebei, que rodea a la capital y donde se sitúan las ciudades más contaminadas del país, han cerrado estos días o se ha limitado su producción por orden gubernamental.

Se calcula que los cierres temporales de industrias altamente contaminantes como las siderúrgicas o las cementeras podrían recortar medio punto el PIB local durante los meses de octubre y noviembre, según previsiones de los economistas.

Dieciséis equipos de inspección han sido organizados para velar que estos recortes en la operación industrial se cumplen, ya que en un país donde los líderes locales están obsesionados por el crecimiento del PIB a toda costa, las autoridades miran hacia otro lado cuando se trata de aplicar medidas medioambientales. (EFE/ LA NACION)