Actualidad

Pedro Restrepo: La paz y seguridad de los socialistas cristianos es la paz de los cementerios

Respondió así a lo dicho por Jaime Nebot: “Cuando yo era Gobernador, durante 4 años mantuve a los delincuentes a raya, sin violar sus derechos humanos”

El padre de Santiago y Andrés, desaparecidos en los años 80, Pedro Restrepo, escribió en su cuenta de Twitter: “La paz y seguridad de los socialistas cristianos es la paz de los cementerios”. Eso, en respuesta a un mensaje escrito por Jaime Nebot, actual Alcalde de Guayaquil, pero que, en el tiempo en que ocurrió el hecho de los hermanos Restrepo, fue Gobernador del Guayas.
El pasado 17 de octubre, Nebot escribió en su cuenta de Twitter:

“Yo no me meto en la campaña, pero a quien critica mi administración, yo debo contestar: ¿Jimmy Jairala le va a hablar a Jaime Nebot de seguridad? Cuando yo era Gobernador, durante 4 años mantuve a los delincuentes a raya, sin violar sus derechos humanos”, recalcó en medio del enfrentamiento entre Jairala, candidato a Alcalde de la ciudad.

El mensaje causó revuelo en las redes sociales, hubo, incluso, quienes nombraron a la familia Restrepo para que conozcan del tema y se hagan eco.

Pedro Restrepo se hizo eco del mensaje y replicó en Twitter.

El mes pasado, Jaime Nebot se refirió al tema. Igualmente, mencionó que cuando fue Gobernador del Guayas, en el periodo de León Febres Cordero (1984 – 1988), “combatí la delincuencia, encontré una provincia en manos de la delincuencia y la dejé normal. Aquí no se atropellaron los derechos humanos de nadie ni siquiera de los delincuentes”, aseveró.

En 2008, la Comisión de la Verdad entregó el primer informe preliminar de su investigación al ministro coordinador de Seguridad Interna y Externa de ese entonces, Gustavo Larrea.

Según el comité de soporte técnico de esta instancia, testigos señalan que el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, habría estado presente durante las torturas que se habrían cometido en el gobierno del presidente León Febres Cordero.

La Comisión recopiló información de unos cuarenta casos ocurridos en el periodo de 1984 a 1988, basándose en testimonios de familiares y conocidos de las víctimas.

Con información de Twitter y Ecuadorinmediato