Realidades

Paulina Vega, sin miedo a romper el molde

Paulina Vega asegura que la experiencia en Miss Universo ha superado todas sus expectativas.

COLOMBIA. A menos de un mes de entregar la corona, la Miss Universo ya es catalogada como una de las mejores de la historia, la barranquillera ha sido imagen de importantes marcas a nivel internacional y su imagen sigue acaparando las portadas de revistas y titulares de prensa.

¿Alguna vez soñó con ser reina?

Tenía el presentimiento de que eso iba a pasar en mi vida por ser barranquillera, pues en esa ciudad los reinados son muy importantes y, además, siempre noté que veían potencial en mí.

¿Qué quería ser cuando niña?

Lo mismo que quiero ser ahora, dueña de una empresa.

¿Quién era Paulina Vega antes de ser Miss Universo y quién quiere ser después?

Sigo siendo la misma persona de antes, simplemente un poco más madura y con más convicción y claridad de lo que quiero hacer en mi vida. Lo más importante en este momento es desempeñarme de la mejor forma con el título que tengo y continuar el trabajo filantrópico. Después, quiero ser una persona emprendedora.

¿Cómo desea que la recuerden?

Como una persona sin miedo a romper el molde, auténtica y feliz.

¿Qué es lo más importante que ha aprendido en este tiempo como reina?

El hecho de ganar dos reinados y saber que no es algo eterno te enseña a vivir y a aprovechar los momentos al máximo.

¿Qué extraña de su vida antes de esta etapa?

Mi privacidad y manejar mi tiempo.

¿Qué importancia cree que ha tenido para Colombia que usted haya sido escogida como Miss Universo?

Tener más exposición a nivel mundial, poner mi granito de arena para cambiar la imagen que tiene Colombia en el exterior, darle alegría a mi país y participar en eventos que hagan que el mundo relacione al país con algo positivo. El hecho de que la gente se una con un solo evento como lo es Miss Universo y genere en ellos sentido de pertenencia.

¿Qué mensaje desea dejar al mundo como Miss Universo?

Como Paulina, la importancia de siempre mantenerse auténtico y tener convicción, soñar y ser feliz.

¿Qué mensaje les envía a las niñas que sueñan con ser reinas?

Que deben estar seguras y tomar esta experiencia como una herramienta para conseguir oportunidades en la vida.

Después de tantos viajes, ¿cuál es su lugar favorito en el mundo?

Hasta ahora el que más me ha gustado es Indonesia.

¿Qué la hace feliz?

Me hace feliz poder viajar, disfruto compartir con la gente que quiero y sonrío cuando conozco nuevas personas y tengo nuevas oportunidades de trabajo.

¿Qué la ha hecho llorar durante este período?

En una ocasión visité una organización de personas con sida, me conmovió que ellas no tengan un plato de comida y más cuando están enfermas. (El Espectador/La Nación)