Actualidad

Paúl Carrasco: ‘La elección presidencial va a ser distinta, estos años serán claves’

Luego de ver frustrada su inscripción ante el Consejo Nacional Electoral correísta, el movimiento Juntos Podemos, que lidera Paúl Carrasco, logró participar por primera vez en las elecciones seccionales del mes pasado. Ganó 20 alcaldías (muchas con alianzas) y 3 prefecturas: Imbabura, Loja y Zamora.

Sin embargo, Carrasco recibió un golpe: pese a que todas las encuestas decían que pelearía por la Alcaldía de Cuenca, terminó cuarto en su ciudad.

Ahora, lejos de sentarse a descansar está buscando un departamento en Quito, donde planea radicarse. Su plan es que en julio vengan también su esposa y sus tres hijos. Piensa que es el momento de comenzar a hablar de la Presidencia. “Es algo que hay que hacer desde Quito”, dice.

Estamos a menos de dos años de las presidenciales. ¿Cree que una elección local puede marcar una nacional?
No. De ninguna manera. La elección presidencial va a ser distinta. Dependerá mucho de la sintonía de los liderazgos de los diferentes partidos con la gente. Entonces, se puede tener un partido muy fuerte, pero con un liderazgo colectivo que se puede caer.

Le pasa a CREO. Lasso, como candidato presidencial, ha obtenido votaciones que CREO no logra en elecciones locales.
Claro. Sin embargo, eso no marca que Guillermo no pueda ser Presidente. Tampoco niega que Jaime Nebot es presidenciable.

Nebot recorrió varias provincias. La gente le gritó ‘Presidente’. Eso no es de gratis, ¿Cree que la Presidencia está en su mira?
Nebot es una persona con mucha experiencia en la administración pública y en la política. Indudablemente trató de fortalecer su partido como una plataforma para medir una posible candidatura a la Presidencia. Creo que él está pidiendo esa candidatura, pero es necesario ver también que de aquí a un año las cosas pueden cambiar y la gente puede seguir en la búsqueda de algo nuevo, diferente y alternativo. Sobre todo, alguien que empate con sus necesidades.

¿Usted está en ese camino?
Juntos Podemos tiene la visión de llegar a la Presidencia de la República, de llegar a la Asamblea, pero no necesariamente con Paúl Carrasco. Creo que nos falta mucho para estructurarnos como un movimiento fuerte, pero creo que es una de las sorpresas en esta elección. Nacimos buscando ser una alternativa para el país, con una propuesta que respete lo territorial, con un modelo de gestión política que descentralice, que desarrolle un modelo social de la producción: pleno empleo pero con inclusión… Pero eso implica una reforma al Estado y hay que ver quiénes están de acuerdo. Solos no lo vamos a hacer.

¿Cuándo cree que es el momento para empezar a hablar de la Presidencia?
Creo que siempre es el momento correcto. Un proceso de concertación y de pacto social no se puede hacer 15 días o un mes antes de las elecciones. Creo que es el momento y el llamado es a todas las fuerzas.

¿Qué puertas tocará?
Somos demócratas. Si se nos quiere ubicar, estamos en la centro izquierda; pero somos pluralistas y creemos en la necesidad de cohabitar entre diferentes. Quedó demostrado que el intento de imponer un solo modelo político, de homogeneizar la política pública no funcionó. Es el momento de que todos aprendamos de esa etapa.

Puede ser una oportunidad. ¿Cree que es el fin de Alianza PAIS o al menos un bache para el oficialismo?
No creo que sea el fin, pero sí un bache. Han ganado alcaldías en alianzas, tienen el Gobierno y creo que deberían repensar en que es necesario construir un frente nacional. No pueden gobernar solos.

Sería la primera elección en mucho tiempo sin el peso de PAIS y sin el peso que tuvo el correísmo.
Todo dependerá de lo que suceda con las fuerzas políticas que mantienen el poder. ¿Cómo van a manejar el Consejo de Participación Ciudadana? ¿Cuál va a ser la posición respecto de la Contraloría, de la Fiscalía? ¿Cómo se van a mover en la Asamblea? Hay varios posibles escenarios, dependiendo de cómo se repartan el pastel. Estos dos años serán claves. Hay que ver cómo el Gobierno intenta un consenso real.

¿Qué van a hacer en Cuenca, donde se suponía que iba a ser su principal victoria electoral y no lo fue?
Hay que respetar el resultado democráticamente y apoyar al Alcalde electo. Es necesario madurar políticamente, demostrarles a la ciudad y al país que la visión de desarrollo, de equidad, de justicia, de vida está por sobre los intereses político-electorales. Ese es el gran reto.

 

 

 

LA HORA