Actualidad

Patrullajes a caballo refuerzan la seguridad en la frontera ecuatoriana con Colombia

Desde junio pasado se incrementó el número de efectivos de 8.300 a 10.000 a lo largo del cordón limítrofe, según el Ministerio de Defensa del Ecuador.

TULCÁN. A lo largo de la frontera entre Ecuador y Colombia, varios grupos de infantes de caballería patrullan los pasos irregulares por los que circulan ecuatorianos y colombianos, y que muchas veces son utilizados como pasos de mercadería ilegal.

“Estos son patrullajes de reconocimiento ‘hipomóvil’ que se lo realiza en patrullas de nueve personas, con los caballos”, explica el teniente Juan Lara, militar que forma parte de una patrulla en la frontera.

Los binomios (hombre–caballo) provienen del Grupo de Caballería Mecanizada Número 36 ‘Yaguachi’. Según Lara, este tipo de patrullajes permite “cubrir grandes distancias de 40 o 50 kilómetros en un día, sin cansar a los soldados para que estén en condiciones de cumplir las misiones”.

Las patrullas no son de contacto, y aunque están capacitados para poder repeler algún ataque, no van a combatir, sino que tienen la orden de dar aviso inmediato sobre cualquier novedad en el borde limítrofe.

“Nosotros realizamos los reconocimientos como un ente disuasivo más que como una patrulla de combate en sí”, agregó el militar.

“Una patrulla generalmente está conformada por ocho binomios, un comandante, un hombre guía, un seguridad del hombre guía, un fusilero veterinario, un fusilero mariscal herrador, un fusilero explosivita, un fusilero experto en primeros auxilios y un experto en comunicaciones”, explicó Álvaro Ortiz, director de la Escuela de Operaciones Hipomóviles del Ejército Ecuatoriano.

Dijo además que “se han determinado un poco de pasos ilegales, donde vehículos a motor no pueden ingresar y por eso es necesaria la presencia de jinetes que pueden entrar en esos caminos de herradura y caminos de tercer orden, sin ningún problema”.

Los equinos con los que patrullan los soldados ecuatorianos no pertenecen a una raza específica; se trata de animales que cumplen condiciones para desempeñar un buen rendimiento.  “Es un caballo que tiene que ser resistente, sano, joven, dócil y que permita transportarse por esos lugares”, añadió Ortiz.

Además, cada animal está equipado por una silla especial diseñada específicamente para permitir una buena montura durante las misiones. Cada silla contiene instrumentos que facilitan el transporte de armamento, municiones, equipos y la comodidad de jinete y caballo en cuanto a movilidad y peso.

Al momento están identificados 34 pasos ilegales en la zona limítrofe que va desde El Carmelo (Carchi) a La Bonita (Sucumbíos, provincia del norte amazónico), los cuales son controlados por las fuerzas militares.

“Ustedes ven una sección hipomóvil, pero nosotros, detrás de esta sección estamos con una fuerza de acción inmediata, que está en un vehículo Hummvee (vehículo de guerra tipo Hummer) y, el momento que se ve alguna presencia de un grupo ilegal, la patrulla hace reconocimiento e inmediatamente por teléfono satelital se comunica con la fuerza de reacción que actúa inmediatamente”, explicó Fabián Trujillo, comandante del grupo de caballería Mecanizada 36 ‘Yaguachi’.

Dijo también que en esta época se intensifica el contrabando. Además, explicó que entre los controles que se realizan se cuentan el de combustibles, mercadería, drogas y armas.

Varios acuerdos binacionales de Seguridad y Defensa, se han firmado entre Ecuador y Colombia, que en su mayoría están enfocados sobre la frontera. (Andes/La Nación)